Sergio Guevara 

Periodista

 

Hasta el 1 de septiembre estará abierto el Museo de Memoria de Colombia, que busca acercar a los llaneros al conocimiento de la historia del conflicto para transformar la realidad del país

Desde el fin de semana se puede disfrutar en las instalaciones del teatro La Vorágine, del Museo de Memoria de Colombia, que visita a Villavicencio como parte de su gira por tres ciudades, planeada para este año. Después de la capital llanera, se moverá hacia las ciudades de Cúcuta y Cali.

En horarios que van desde las 8 de la mañana, hasta las 6 de la tarde, los habitantes y visitantes de la capital del Meta, podrán disfrutar de exposiciones y muestras de lo que ha sido el conflicto a través de la historia colombiana. Hasta el 1 de septiembre estará habilitado el museo.

Amor Puro es el nombre de la obra con la que decidieron inaugurar este espacio el pasado 24 de agosto, la cual retrata el drama de la desaparición de un hijo y la búsqueda por parte de su madre. La obra, llena de música y baile, conecta con el drama de la desaparición forzada, una forma de violencia que, según cifras del Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica, ha dejado más de 83.000 víctimas en el territorio nacional.

La presencia del museo es una experiencia diseñada para conocer las historias de violencia y dolor, pero ante todo de dignidad y fortaleza que han dejado el conflicto armado. La voz central en este recorrido es la de las víctimas, personas y comunidades que han sido vulneradas durante muchos años, pero que aún en silencio han construido caminos de paz y esperanza.

Voces para transforma a Colombia, es la muestra actual, y se quiso traerá a Villavicencio, que según Rafael Tamayo, “es una de las ciudades fundamentales en el oriente”. Adicionalmente, la visita obedece a la intención de promover al departamento del Meta como destino turístico y cultural.

Tamayo además aseguró que, “buscamos que las víctimas y el público de los llanos orientales nos compartan sus impresiones y sus historias, para que en el lugar que tendrán en el nuevo Museo de Memoria de Colombia, se fortalezca la manera en la que la región será representada en Bogotá ante los ojos del resto del país y de los visitantes internacionales.