‘Año viejo’, sin pólvora

‘Año viejo’, sin pólvora

Una de las tradiciones más arraigadas en Colombia para celebrar el fin de año es la quema del popular ‘año viejo’, un muñeco que simboliza el lapso que termina y sus aspectos más negativos, que anteriormente siempre se rellenaba con pólvora.

Una de las tradiciones más arraigadas en Colombia para la temporada decembrina de fin de año, es la quema de ‘años viejos’, un muñeco de trapo que simboliza el año que terminó y sus aspectos negativos, el cual  es rellenado con pólvora.

En muchas calles y barrios de Colombia, un sinnúmero de personas  buscan pantalones, camisas, sacos y en general ropa y artículos que no se usen con el fin de vestir el muñeco de ‘año viejo’. Por lo general, se trata de rellenar de aserrín, papel periódico o cualquier otro elemento que permita dar forma a toda es ropa.

 Para luego terminar posando en los andenes, puertas, parques o simplemente a la  orilla de cualquier vía, y que muchas veces representa a algún personaje de la política o de la farándula de la vida nacional o internacional.

Al llegar la medianoche, se procede a su incineración en medio de los gritos y alboroto por la llegada del Año Nuevo. En una época, estos muñecos contenían pólvora que estallaba en luces y explosiones, costumbre que debido a las malas prácticas y accidentes, terminó siendo prohibida en gran parte del país.

En el Meta, con la  prohibición de la pólvora, por el peligro que esta representa para la sociedad y los animales, además de la llegada de la pandemia generada por el virus de la  Covid-19 se ha ido popularizando un ‘año viejo’ sin pólvora y seguro, relleno de algodón, estopa, entre otros materiales inflamables que no representan un riego para las personas que los queman.

Leopoldo Lizarazo, quien año tras año ha seguido la tradición del ‘año viejo’, dice que ha sido difícil dejar atrás la celebración sin pólvora, ya que siempre ha sido parte de las fiestas decembrinas, pero que con la prohibición han optado por simplemente quemar el ‘año viejo’, cumpliendo con su propósito de despedir el año que terminó y darle la bienvenida al nuevo.

“Toda la vida he hecho mi ‘año viejo’ y siempre lo había rellenado de pólvora para quemarlo el 31 de diciembre a medianoche, pero luego de que prohibieron el uso de la pólvora y al saber que me pueden poner multas caras por usarla, preferí dejar de usarla y simplemente quemar el año viejo, para dejar el año que acabó y darle la bienvenida al nuevo”, contó Leopoldo Lizarazo.

Por eso,  la secretaria de Salud del municipio de Villavicencio,  Ximena Velasco, recomiendó a los villavicenses evitar el uso de la pólvora para evitar cualquier incidente que lamentar.

De igual forma, la titular de la cartera de salud municipal invitó  a prevenir el uso de pólvora en menores, ya que las quemaduras por pólvora se pueden dar desde una chispita mariposa hasta por pólvora de mayor nivel y con ello no poner su salud, ni la de los demás en riesgo.

La funcionaria también pidió buscar otras alternativas mucho más seguras para la quema del  ‘año viejo’ sin pólvora, y en menor escala, ya que, si bien la quema del Año Viejo sin pólvora es mucho más segura, aún sigue la posibilidad de que pueda ocasionar quemaduras al momento de la quema del muñeco.

Por su parte, Andrea Lizcano, secretaria de Gobierno de Villavicencio, recordó  que el uso, venta, fabricación y almacenamiento de pólvora está prohibido y que solo podrá ser usado por empresas especializadas en diferentes eventos.

Si bien el uso de la pólvora ha sido prohibido en Villavicencio desde el año 2016, en el casco urbano y sus alrededores, aún se puede ver en la temporada de Año Nuevo, a muchas personas quemando sus años viejos rellenos de pólvora, pudiendo ocasionar una tragedia tanto para ellos, como para las personas que están a su alrededor con la explosión de esta.

Por su lado, la Policía Metropolitana de Villavicencio informó que tiene activa la línea de atención 123, para recibir las denuncias por parte de la comunidad de las personas que hagan uso de pólvora en sus años viejos, además de los puntos de venta, almacenaje y uso de pólvora por parte de sus vecinos, menores de edad y establecimientos de venta.

Cabe recordar que el  uso de pólvora o pirotecnia conlleva a sanciones que pueden ir desde  dos a 20 salarios mínimos legales mensuales vigentes, para quien sea sorprendido fabricando artículos pirotécnico, y los adultos que permitan o induzcan a niños a manipular pólvora, se les impondrá una sanción civil, consistente en la ejecución de tareas para la prevención y atención de emergencias que beneficien a la comunidad.

Contenido Relacionado