Colegios de Villavicencio: escenarios de guerra

Colegios de Villavicencio: escenarios de guerra

Por: Yéssica Salgado

En los primeros cuatro meses del año los colegios públicos de Villavicencio se han convertido en escenario de riñas y  hechos de violencia. Los protagonistas de estas situaciones han sido estudiantes,  lo que encendió las alarmas de directivos, docentes,  autoridades y padres de familia.

La situación no es nueva, sin embargo, genera preocupación ya que desde el retorno a las clases de manera presencial se han intensificado los casos de intolerancia por parte de estudiantes de diferentes edades, que han sido registradas en fotos y videos que circulan por las redes sociales.

Lo grave es que este fenómeno de violencia parece apoderarse de varios colegios, públicos y privados, de Villavicencio.

Y aunque no hay cifras oficiales por parte de la Secretaría de Educación del municipio o la Policía Metropolitana de Villavicencio, sobre la cantidad de riñas que se presentan en establecimientos educativos  de la capital del Meta, la rectora del colegio Inem, Lili Marín, quien es miembro de la Asociación de Directivos Docentes de Villavicencio (ADDV)  indicó que en lo que va corrido del año escolar han identificado un aumento progresivo de las agresiones físicas y verbales, así como del matoneo escolar en las instituciones públicas de la ciudad.

En el caso de los colegios privados no se conocen casos ni estadísticas sobre el tema, señaló la directiva docente.

Sin embargo, una madre de familia que dialogó con este semanario, la cual pidió reserva en su nombre, contó que su hija de 15 años, que estudia en un reconocido colegio privado  de la ciudad  ha sido víctima de violencia psicológica por parte de sus compañeros.

“Ella llega casi todos los días llorando, porque sus compañeros le dicen que es gorda, torpe y que es mejor que se retire del colegio porque no la quieren. Por eso, ella me pidió que la saque de ese colegio”, detalló la madre de esta joven con algo de tristeza y preocupación, ya que no entiende cómo adolescentes pueden hacerle tanto daño a una niña. 

Ante esta situación, la madre de esta joven confirmó que están esperando el receso de mitad de año para retirarla de esa institución educativa.

Pero, ¿qué hay detrás de esos episodios? ¿Cómo se explican los hechos de violencia protagonizados por jóvenes dentro y fuera de los colegios?

Según la especialista consultada por Llano SIE7EDÍAS, Dennys Andrea Cortés, miembro del equipo de la Red de Docentes Orientadores de Villavicencio, se trata de un fenómeno complejo, que no es nuevo pero que la emergencia sanitaria del Covid-19 agudizó, el cual tiene  varios factores que inciden en lo que está sucediendo.  

Uno de ellos,  fue el confinamiento causado por el virus de la Covid- 19, que  afectó la salud mental y el bienestar socioemocional de niñas, niños y adolescentes y en general de cualquier persona.

“Después de la pandemia hubo muchos procesos que los niños y adolescentes vieron truncados, sobre todo, en la interacción con los otros, entonces volver a las aulas de clase  implicaba que ellos utilizaran estrategias que no habían utilizado. Por eso, el ajuste en la escuela está siendo difícil porque no han podido practicar relaciones sociales que les permitan resolver conflictos y por eso llega la violencia”, aseguró la docente del colegio Las Palmas de Villavicencio.

Ante este contexto, ¿cuál debe ser el papel del colegio?  Para  Cortés  los colegios tienen que entender y trabajar en ese desajuste. Es decir, deben aparecer las normas que se perdieron en pandemia, como por ejemplo,  las reglas de una institución, los horarios, los tiempos de comida, de recreo, las reglas de interacción con los demás, así como pedir la palabra, ya que todo eso se perdió.

De igual forma, la docente recomendó que los comités escolares de convivencia deben trabajar  en acciones para mejorar la  convivencia escolar,  y a su vez, dejar de  normalizar los hechos que hacen aumentar las situaciones de riesgo en los colegios.

Para los para los padres de familia, hay varios factores que también inciden en los problemas por riñas en los colegios. Uno de esos es el aumento de hurtos en los entornos, lo que ha generado que algunos estudiantes se defiendan contra quienes los intimidan para robarlos.

 A eso se le suma el escaso pie de fuerza para hacer presencia a los ingresos y salidas de cada jornada en los colegios de Villavicencio, dijo la rectora del colegio Inem, Lili Marín.

Sobre esta situación, la Policía Metropolitana de Villavicencio informó que: “Hemos  dispuesto de un dispositivo especial de más de 50 hombres que adelantan acompañamiento en los colegios priorizados de la capital del Meta, especialmente en las horas de ingreso y salida para evitar conductas delictivas como hurto a los niños niñas y adolescentes, y comportamientos contrarios a la convivencia como riñas entre los estudiantes”.

Así mismo, la Policía Metropolitana indicó que: “Se viene tomando contacto con las directivas de estos colegios para trabajar de manera articulada y garantizar la seguridad de los estudiantes”.

Contenido Relacionado