Construcción de coliseo, a paso lento

Construcción de coliseo, a paso lento

Aunque la obra del Álvaro Mesa Amaya se proyectó para ejecutarse en un año, ya han pasado más de 22 meses y la obra no finaliza.

Aunque el contrato 914 de 2019, cuyo objeto es la “construcción del Nuevo Coliseo Álvaro Mesa Amaya en el Municipio de Villavicencio”, inició su ejecución en diciembre del año 2019, durante el mandato de la exgobernadora Marcela Amaya, y su plazo de ejecución era de 12 meses, la obra presenta retrasos en su finalización.

Joaquín Melo, quien hace parte de la veeduría de esta obra, dijo que a ellos les han informado que los retrasos en este proyecto obedecen a los cierres nacionales e internacionales causados por el virus de la Covid-19, los cuales ocasionaron el cese de actividades en esta obra y detuvieron la importación de algunos de los materiales usados para la construcción del nuevo coliseo, que son importados desde Europa y posteriormente llegan a la ciudad de Medellín donde es armada la estructura, para luego ser trasladada hasta Villavicencio donde es ensamblada en el coliseo.

“Las demoran no han sido culpa de los contratistas, sino de las circunstancias que enfrentaron que no estaban en el plan de absolutamente nadie, sin embargo la obra va en porcentaje de acuerdo a los tiempos, en buen avance, eso fue aceptado y entendido por la Contraloría y por los funcionarios del Sistema General de Regalías que estuvieron aquí y se dieron cuenta que la obra va ya bastante avanzada”, indicó Joaquín Melo, veedor de la obra del Coliseo Álvaro Mesa Amaya.

El veedor también le confirmó a Llano SIE7EDÍAS que en estos momentos la obra avanza en un 65 por ciento y se espera que esté lista y sea entregada para el primer trimestre del año 2022. Aunque en un inicio el proyecto no contempló cambios totales, el escenario tendrá una reforma total, ya que su estructura fue demolida y en el mismo predio se construye un escenario mucho más moderno con las normas de sismo resistencia, cumpliendo con los estándares internacionales para practicar las disciplinas como fútbol sala, baloncesto, voleibol, entre otros deportes.

Joaquín Melo también informó que durante la construcción de esta nueva estructura se han tenido que sacrificar algunos árboles que no permitían la construcción del coliseo, sin embargo y junto a Cormacarena se ha acordado en dónde se tienen que remplazar todos los árboles que se sacrifiquen.

Por su parte, la Contraloría General de la República informó que aunque el proyecto tuvo un atraso hace unos meses, ya están trabajando mucho mejor.

“Se han realizado cuatro visitas de campo en compañía de las ligas deportivas, y de manera conjunta también con David Isaac, contralor delegado Intersectorial de Regalías, ya que él está haciendo una actuación especial de fiscalización”, informó la CGR.

 Y añadió: “El proyecto no termina este año. Sin embargo, con las visitas ya se solucionó lo más difícil y ya están en ejecución las obras.

Además, se tiene proyectada una adición para obras complementarias”. Aunque Llano SIE7EDÍAS intentó hablar con Fabián Torres, director de Idermeta, para que entregara detalles del porqué de los retrasos en esta obra y cuándo será finalizada y entregada, hasta el cierre esta edición no fue posible hablar con el funcionario.

El Proyecto

La nueva infraestructura ocupará un área de 11.800 m2, dividida en tres niveles: en el primero, se encontrarán cuatro camerinos, ocho locales, salas de masajes.

En el segundo, habrá seis aulas múltiples, palcos y un gimnasio; y en el tercero, un espacio para periodistas y el Puesto de Mando Unificado, el cual coordinará las autoridades ante una situación de emergencia que se presente en el masivo escenario.

Asimismo, el coliseo garantizará vías de acceso a personas con movilidad reducida, ante el diseño de rampas y el funcionamiento de cuatro ascensores en sus instalaciones.

La capacidad anterior del Coliseo era de 1.906 personas en eventos deportivos sentadas y para eventos culturales 2.922, con la renovación del escenario aumentará la capacidad de los asistentes a 4.326 para eventos deportivos y para eventos culturales a 6.674, aumentando exponencialmente la capacidad de los asistentes.

El proyecto también contará con un espacio público de 8.163 m2, que involucra una plaza de acceso, un parqueadero nuevo con capacidad para 183 vehículos, 63 motocicletas, 90 ciclo parqueaderos, y dos zonas de cargue y descargue, además, del mejoramiento al parqueadero del teatro La Vorágine, una cancha re[1]creativa de voleibol y mobiliario urbano.

Contenido Relacionado