¿Culpa de los recipientes?

¿Culpa de los recipientes?

En medio del escándalo por la presunta entrega irregular de combustible en una estación de servicio de Villavicencio, la empresa Terpel aseguró que el problema se debió al tipo de elemento que se usó para la medición.

Durante esta semana se hizo viral un video donde un usuario de la estación de servicio Terpel Élite de Villavicencio, ubicada en el barrio Covisán sobre la avenida Catama, reclama porque al comprar cinco galones de ACPM, cobrados normalmente, aparentemente hacía falta medio galón, lo que representaría una irregularidad y lo que desató múltiples críticas a esta estación de servicio y, especialmente, a la empresa Terpel.

 Según el material audiovisual, al momento de medir el contenido de ACPM, medio galón hacía falta, lo que provocó la exaltación del usuario, quien aseguraba que si así era con tan poca cantidad, cómo sería en el momento en que camioneros o muleros, que sí realizan compras elevadas, tuvieran que presuntamente pagar por una cantidad de combustible menor a la solicitada.

 En el video también se muestra cómo la funcionaria de esta estación acepta que hace falta este medio galón. Sin embargo, momentos después de hacerse pública esta denuncia, la misma funcionaria grabó otro video donde aseguraba que las surtidoras de combustible habrían sido calibradas a final del mes de junio y que allí cuentan con los elementos necesarios para brindar el servicio de manera adecuada.

 Esto obligó a que Terpel se pronunciara al respecto, frente a lo que aseguró en un comunicado que la diferencia entre la cantidad solicitada y la registrada en el video, “se debe a que el combustible no fue medido con el insumo correcto para este producto, el cual debe tener las certificaciones para tal fin”.

También asegura certeramente, sin que conste en el video, que el combustible tuvo manipulación previa en otros recipientes, “hecho que pudo afectar la medición”. Es decir, según Terpel, por no haber utilizado un Serafín, elemento que está destinado a estas funciones, para medir el combustible, cerca de medio galón no apareció.

El mismo Serafín que en otro video de la estación de servicio se confirmó que está disponible allí, pero infortunadamente este no fue utilizado, dejando en tela de juicio tanto el testimonio del usuario, como el proceder de los funcionarios, al no requerir que se hiciera con este elemento. Al final, Terpel confirmó que al día siguiente se hicieron pruebas con miembros de la Policía como testigos, lo cual quedó registrado en un video, donde se confirma la descarga de 5 galones, registrados en las pantallas, sin presentar inconsistencias.

Aunque quedó registrado esto en el video que publicó Terpel al día siguiente, desde la oficina de prensa de la Policía de Villavicencio se confirmó que como institución no pueden confirmar esta información, ya que no es competencia institucional.

Contenido Relacionado