El PAE de Villavicencio, de tropiezo en tropiezo

El PAE de Villavicencio, de tropiezo en tropiezo

Desde al año anterior el PAE ha estado en el ojo del huracán por cuenta de las irregularidades que se han presentado en su ejecución.

Esta semana los padres de familia de los hogares más vulnerables de Villavicencio  recibieron una noticia abrumadora: los más de 57 mil estudiantes de la capital del Meta beneficiados con el Programa de Alimentación Escolar (PAE) dejarían de recibir este suplemento alimentario.

La razón: la Secretaría de Educación de Villavicencio suspendió  y multó con $53 millones al contratista encargado de operar este programa -la Unión temporal PAE 2022- por incumplimientos e irregularidades en la ejecución de este programa alimentario, que fue adjudicado en febrero de este año, y que tuvo una inversión de $5.382 millones

Entre los incumplimientos del contratista se encuentran: la mala calidad de las raciones de comida, problemas de vinculación laboral,  la falta de dotación en centros educativos, entre otros, que quedaron plasmados en un informe presentado por la   interventoría que señala que: “El contratista no cumplió a cabalidad con 28 obligaciones establecidas dentro del contrato que  tiene con el municipio de Villavicencio”, lo que frenó la entrega de ración preparada en sitio (almuerzos) para 10.000 estudiantes de colegios públicos de la ciudad que tienen comedores escolares, así como la ración industrializada (refrigerios)  para 47.000 niños y jóvenes.

El actual escenario pone en una situación muy difícil a las familias  de bajos recursos de la capital del Meta, ya que según cifras del Dane los núcleos familiares de los estratos 1, 2 y 3, que están en pobreza y pobreza extrema en la ciudad no consumen sino dos comidas al día, lo que afecta el desarrollo de los menores de edad que  integran esos hogares.

Sin embargo, y a pesar de conocer los problemas que acarrea suspender la operación del PAE en  Villavicencio, el cual ha tenido varios problemas en su operación desde el año anterior,  el Alcalde Felipe Harman fue tajante al decir que: “Asumimos las consecuencias que esta situación conlleva. Nuestra prioridad es y será velar por los recursos públicos. Que nada ni nadie venga a creer que vamos a ceder ante contratistas sin escrúpulos”.

 Esto declaraciones las hizo Harman al exponer que el contratista del PAE quería continuar con la operación de este programa sin recibir sanciones por los incumplimientos que ha tenido, por lo que fue necesario suspender el actual contrato del PAE. 

Sin embargo,  cabe recordar que el contrato  que la Unión temporal PAE 2022 tenía suscrito con el municipio de Villavicencio finalizó desde el lunes 2 de mayo.

Es decir,  el proceso que suspendió el municipio fue la adición presupuestal que estaba en trámite en el marco de la misma ejecución del contrato que ya había finalizado.

¿Cuál es el futuro del PAE?

Ante este panorama tan preocupante, el alcalde Harman dijo  que se va a citar a una mesa técnica con entes de control para adelantar un nuevo proceso contractual y si es necesario usar la urgencia educativa para garantizar la prestación del servicio del PAE en los colegios públicos del municipios a finales de esta semana o a inicios de la otra. 

“Es decir, se va a tener un nuevo operador que cumpla con todas las garantías y las condiciones en tiempo récord mientras sale el nuevo proceso de licitación. Entre este martes y el miércoles se colocarán los borradores del mismo”, explicó el alcalde Felipe Harman. 

En este contexto, Llano SIE7EDÍAS consultó al contralor del municipio, Carlos López, para saber si este proceso al que hace referencia el alcalde Felipe Harman se puede ejecutar y cuánto tiempo puede tardar.

En este sentido, el contralor dijo que no puede pronunciarse sobre la emergencia educativa que plantea  Harman para salir de este problema. “solamente cuando haya una decisión oficial me podré pronunciar sobre el proceso del PAE,  ya que a pesar de que el PAE se financia con recursos de la Nación y el municipio, la  vigilancia fiscal la puede ejercer la Contraloría municipal, pero el control fiscal se tiene que entrar a mirar a quién le corresponde”, explicó el contralor municipal.

No obstante, el contralor dijo que el próximo  11 de mayo  se llevará a cabo una reunión con rectores, docentes y personeros estudiantiles  para que adelantar una vigilancia minuciosa del PAE.

Antecedentes

El panorama del Programa de Alimentación Escolar (PAE) no es nada alentador en Villavicencio.  Desde al año anterior el PAE ha estado en el ojo del huracán por cuenta de las irregularidades que se han presentado en su ejecución.

De acuerdo con la Contraloría, la ciudad fue una de las 13 Entidades Territoriales Certificadas (ETC) del país que presentaron los mayores incumplimientos a los lineamientos del PAE en 2021, y este año al parecer la situación no mejora.

El 31 de enero de este año cerca de 60 mil niños de colegios públicos de  la zona rural y urbana de Villavicencio regresaron a clases de manera presencial. Desde ese día, según lo que establece la Ley 2167 de 2021, el municipio debía garantizar la prestación del servicio de alimentación escolar de manera oportuna y de calidad en  las instituciones públicas de Villavicencio, ya que “las entidades territoriales certificadas  están obligadas adelantar la planeación, con tiempo suficiente, así como los trámites administrativos, contractuales y presupuestales necesarios para lograr que el servicio de alimentación escolar se brinde desde el primer día y sin interrupción durante el calendario escolar”.

Sin embargo, y pese a lo que establece esta ley,  en Villavicencio el PAE se adjudicó hasta  el 22 de febrero y arrancó su operación el 10 de marzo. Es decir, tuvo un retraso de un mes, lo que afectó a cerca de  57.000 estudiantes del municipio, que se ven beneficiados con este programa.  

Contenido Relacionado