El PAE debe arrancar

El PAE debe arrancar

Luego de la polémica por el presunto documento falso aportado por el contratista ganador para la ejecución del PAE, todavía no se ha generado una solución que determine cuándo podrán llegar estos alimentos a los campesinos beneficiarios.

En un verdadero dolor de cabeza se ha vuelto el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en Villavicencio, por cuenta de la presunta utilización de un documento falso por parte de la empresa contratista ganadora de la licitación. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no se ha comprobado que esto sea así o no, pero tampoco se ha dado vía libre al inicio de este contrato.

El PAE fue adjudicado al consorcio Alimentación Infantil Villavicencio 2021 por 6.668 millones de pesos; el contrato ya se adjudicó y se firmó, el contratista hizo entrega de las pólizas y solo falta que se firme el acta de inicio, pero esto no se ha dado por cuenta de las investigaciones que se adelantan.

Son en total 46.553 estudiantes los que se verían beneficiados y ahora están siendo afectados por el retraso en la ejecución del Plan de Alimentación Escolar en la capital del Meta.

El documento presuntamente falso certificaba que la empresa cumplía con la norma de incluir en su personal, alguna persona con discapacidad. En diálogo con Llano SIE7EDÍAS, Édgar Ardila, abogado apoderado del consorcio, afirmó que desde Córdoba, dónde se encuentra una de las sedes de esta empresa, se comprobó que desde noviembre del 2019 se cuenta con una persona que tiene discapacidad auditiva. “Apelando al sentido común, ¿qué necesidad tiene mi cliente de falsear un documento, cuando cuenta desde hace años con un empleado con discapacidad?”, aseguró Ardila al advertir que no tiene sentido una acusación de este talante.

Según confirmó Ardila, luego de que él, en representación del Consorcio, entregara el material probatorio, incluyendo certificación de la ARL, pago de seguridad social del discapacitado un año antes, para demostrar que no se incorporó solo para eso, sino desde noviembre de 2019, además de una certificación del revisor fiscal, el alcalde Felipe Harman debería pronunciarse el día de ayer, 24 de marzo.

Hasta el cierre de esta edición y tras haber intentado obtener una respuesta del mandatario, no se conocía una respuesta o pronunciamiento. Al preguntarle al abogado sobre qué pasaría si este no entregaba una decisión, Ardila aseguró que procederán con denuncias disciplinarias. El abogado también aseguró que, confiando en la legalidad del documento, ha sugerido que el alcalde debería dar un día libre para la ejecución del contrato y que compulse copias a la Fiscalía, para que no se retrase más el inicio de la entrega de los alimentos.

La Procuraduría General de la Nación confirmó que adelanta una indagación al contrato, mientras que la Personería solicitó a la Alcaldía municipal de Villavicencio, suspender proceso contractual del PAE a raíz de estas denuncias.

La mayor dificultad que se evidencia en esta disputa se refiere a las afectaciones que se están generando sobre los beneficiarios del programa, sea porque se está retrasando el proceso con el contratista ganador, o porque este fue beneficiado por el documento presuntamente falso. Se necesitan respuestas, mientras los niños y niñas de Villavicencio siguen esperando.

Contenido Relacionado