Fin de las restricciones en Villavicencio y el Meta

Fin de las restricciones en Villavicencio y el Meta

En aras de reactivar la economía en el departamento, inicia una nueva época durante esta pandemia en la que el autocuidado debe primar.

Pese a que desde que inició la pandemia en el país y en todo el mundo la mayor directriz es apostarle al autocuidado, siempre se han mantenido restricciones para evitar aglomeraciones o situaciones que dificulten la atención médica, dada la necesidad de tener espacios disponibles para pacientes Covid en las unidades de cuidado intensivo.

Hasta esta semana Villavicencio y el Meta se habían mantenido en restricciones cambiantes, dependiendo del nivel de ocupación, por lo cual en los últimos dos fines de semana se obligó al confinamiento total, tal como se hizo inicialmente en 2020. Sin embargo, estas restricciones parecen haber perdido validez frente a la necesidad de reaperturar y recuperar el sector económico, especialmente el nocturno.

La determinación del alcalde Felipe Harman y el gobernador Juan Guillermo Zuluaga de prescindir de las medidas de toque de queda y confinamiento, obedece a que en este territorio se ha logrado ampliar la capacidad de atención en las Unidades de Cuidado Intensivo, además de la reducción en la ocupación, pasando a tener en Villavicencio un 77% y en todo el departamento un 78%, luego de estar en el 100% en días pasados.

Ambos mandatarios tomaron la decisión de enviar un oficio dirigido al Ministerio del Interior, advirtiendo que no se acogerán medidas de toque de queda ni confinamiento, esperanzados en el buen comportamiento de la población y la necesidad de reactivación económica.

Se mantiene la restricción de pico y cédula para actividades bancarias, pero en general se puede hablar de una “normalidad” relativa, pero la continuidad de esto dependerá, según los mandatarios, del compromiso de los ciudadanos de mantener el autocuidado y el cumplimiento de todos los protocolos de bioseguridad, evitando así la propagación del virus.

En el departamento, incluyendo Villavicencio, se permite ahora la apertura del comercio nocturno con horarios normales, cumpliendo claramente con todos los protocolos y generando la mayor protección para usuarios, empleados y entorno.

Esta decisión también obedece a los múltiples reclamos y solicitudes que han dirigido comerciantes, empresarios y miembros del sector nocturno, quienes aseguran que no aguantan más y que están entrando en quiebra, por lo que estas decisiones de los gobernantes generan la oportunidad de recuperar el comercio.

Contenido Relacionado