Gimnasio del Inem: “Un detrimento patrimonial gigante”

Gimnasio del Inem: “Un detrimento patrimonial gigante”

El gimnasio olímpico que fue entregado mediante un contrato ejecutado por el gobierno del exalcalde Wilmar Barbosa, sigue generando polémica en la ciudad. Recientemente viajó desde Medellín Javier Vergara Garzón, representante legal de Analítica S.A.S, con el fin de verificar lo que está sucediendo.

Vergara en exclusiva con Llano7días manifestó que efectuaron una inspección en el colegio Inem donde fueron atendidos por la almacenista, en compañía del supervisor del contrato, Luis Alberto López, quien aún labora con la administración municipal, además de Héctor León, fabricante de la empresa Gymnastic Solutions, la cual les suministró algunos de los productos.

A Gymnastic Solutions le compraron elementos como la pedana resortada, cuyo valor según el contrato fue de $22.900.348. Sin embargo, el representante de Analítica en Villavicencio, Jhon Jairo Meneses, quien fue cuestionado por miembros de la comunidad educativa desde que se entregaron los elementos, les indicó, según un video, que se encuentra en poder de este medio, que habían sido adquiridos “en la mejor empresa que hay en el país”, haciendo referencia a Industria Deportiva Diedi.

De acuerdo al contrato, siete elementos del gimnasio fueron comprados a Industria Deportiva Diedi, mientras que los otros nueve son de Gymnastic Solutions. Este medio dialogó con la profesora de educación física del Inem, Alicia Barbosa, quien manifestó que al caballete lengua fue uno de los primeros elementos que se dañó.

Este elemento, aunque también es distribuido por Industria Deportiva Diedi, no fue adquirido allí. A las dudas frente a las adquisiciones y la inconformidad que la comunidad educativa manifestó desde la entrega de los elementos, debido a que consideraron que son materiales de mala calidad, se sumaron los daños causados a los mismos en medio de las obras que se adelantan en el Inem.

“Estamos en presencia de un detrimento patrimonial gigante, imputable a los contratistas que somos nosotros o a descuido, negligencia o falta de recursos por parte de la administración”, indicó Javier.

Vergara aseguró que los productos que entregaron se encuentran en completo abandono. “Lamentablemente se empezaron a hacer las obras y comenzaron a construir encima de estos implementos, entonces vino el deterioro absoluto”, indicó.

Javier afirmó que están dispuestos a reparar sin costo las piezas, una vez se entregue todo en obra blanca, tratando de salvar lo que más se pueda del contrato. En cuanto a la pedana, elemento que considera como el alma del contrato, dijo que está completamente destruida, “además de que fue movida sin ninguna autorización del sitio donde se instaló”, expresó.

Ni la pedana, ni ningún otro elemento del gimnasio va a ser cubierto por la garantía debido al mal uso, según lo indicó Javier. Sin embargo, añadió que, «entraremos a salvar lo que más se pueda”.

“No hubo un cuidado por parte del colegio, ni del contratista que está haciendo la obra. Si de pronto hubo alguna falla de los elementos, cosa que pudo haber pasado, es muy difícil cubrirlo”, afirmó Jhon Jairo.

Existe un acta de recibido de los elementos, firmada por el rector del colegio Inem, y aunque Meneses reconoce que se presentaron algunas fallas, aseguró que fueron atendidas las garantías, como es el caso del caballete lengua.

Dicho elemento se encuentra lleno de pintura y ya no va a ser recuperado, según Meneses. El problema radica en que miembros de la comunidad educativa como la profesora Alicia, señalan que muchos de estos ya estaban dañados antes de la obra, entre ellos el mencionado caballete, el cual aseguró que se dejó de usar porque el tornillo de la base que lo sostiene se rodó y ya no aprieta.

Barbosa afirmó que cuando tuvo que firmar un documento de los elementos que estaba recibiendo, hizo una anotación y adjunto información real sobre los mismos. Todo esto está siendo verificado por la Contraloría.

Javier indicó que se encuentran a la espera de la conclusión definitiva por parte de los entes competentes para saber cómo proceder. Además, dijo que instaurarían una denuncia por vandalismo o lo que se tengan que hacer.

Los representantes de la empresa afirmaron que se enteraron de la falla de los elementos debido al informe que rindió la Contraloría General de la República en el mes de enero. “El colegio manifestó que esto se dañó a los ocho días, pero ni Analítica, ni a la secretaría de Educación se nos informó en su momento”, dijo Jhon Jairo, siendo respaldado por el supervisor del contrato, quien también afirmó que no existen documentos radicados al respecto.

Pese a lo anterior, el rector del colegio Inem, José del Carmen Pérez, sostiene que la situación sí se informó a la secretaría de Educación, y que existen documentos de ello, aunque no pudo allegarlos a este medio debido al desorden causado por las obras que se ejecutan, lo que no permite la fácil ubicación de los papeles.

Ahora solo queda esperar a que los entes de control determinen sobre quién recae la responsabilidad y revelen la verdad respecto a lo ocurrido.

Contenido Relacionado