La Azotea sigue a la espera de su legalización

La Azotea sigue a la espera de su legalización

Los habitantes del barrio La Azotea llevan esperando más de medio siglo la legalización del sector por parte de la Alcaldía, pero hasta la fecha no ha sido posible. Todo depende de un documento que Cormacarena no les ha facilitado.

El barrio La Azotea cuenta con personería jurídica desde el año 1967, es decir, que están registrados como Junta de Acción Comunal a partir de ese momento; sin embargo, no han logrado que se legalice el sector mediante una resolución por parte de la Alcaldía Municipal. “Llevamos esperando más de 53 años que nos legalicen y no hemos podido”, afirmó Blanca Delia García, vocera de la comunidad.

Por otra parte, es cierto que en la administración municipal anterior, el entonces alcalde, Wilmar Barbosa, hizo avances en la consecución de este objetivo tan esperado por la comunidad del lugar, adelantando los trabajos de topografía en cada vivienda del barrio. No obstante, el único requisito que faltó fue certificado de determinantes ambientales, el cual debía ser entregado por parte de Cormacarena.

“Cormacarena no nos facilitó el documento y por eso no nos han podido legalizar”, dijo la presidenta de la JAC.

Además, a causa de no conseguir la legitimad del barrio, La Azotea ha perdido proyectos departamentales, puesto que al ser ‘ilegal’ el sector, no se pueden desarrollar los planes. Por ejemplo, según la comunidad la anterior gobernadora, Marcela Amaya, gestionó programas para la remodelación y edificaciones de polideportivos en el departamento, por lo que la comunidad salió favorecida para la readecuación del complejo deportivo del lugar.

Sin embargo, a la hora de empezar las obras, la maquinaria no arrancó.

“La Gobernadora sacó el proyecto, nosotros enviamos la documentación y todo perfecto. Pero cuando nos pidieron el documento de legalización del barrio, perdimos el beneficio del polideportivo por no estar legalizados”, sentenció la representante legal de la comunidad.

Por último, los residentes de La Azotea viven atemorizados, ya que también se presenta en el lu-gar el riesgo a un posible derrumbe. De acuerdo a la versión de algunos vecinos del sector, la superficie donde están ubicadas las bases del puente que comunica al lugar con el barrio Mesetas, presenta socavación; hecho que podría ocasionar el colapso y desplome del viaducto.

“En cualquier momento que pase un vehículo pesado, el puente se puede desbarrancar. Además, uno como peatón peligra, ya que no hay una vía pea-tonal”, declaró Blanca Delia García.

Contenido Relacionado