La comunidad está dispuesta a vigilar

La comunidad está dispuesta a vigilar

Como en otros barrios de Villavicencio, el Madrigal Uno ha sido testigo de cómo la inseguridad afecta la tranquilidad de la comunidad. “Estamos rodeados”, dijo el presidente de la JAC. 

La seguridad del barrio es compleja. Ha sido uno de los sectores más azotados en Villavicencio ya que estamos rodeados de barrios vulnerables y de conflicto social”, afirmó, Jairo Baquero, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Madrigal Uno envista con Llano7días.

En el Madrigal Uno se ha presentado un sinnúmero de atracos, los cuales, en su mayoría, ocurren en la zona comercial del lugar. Y es que la comunidad alega que hace unos años el barrio era un sitio muy seguro; sin embargo, durante la anterior administración municipal, 0+889’el trabajo mancomunado que se venía haciendo entre la Policía Nacional y la vecindad se rompió. “Hemos tenido hurto a comercio, hurto a personas y a vehículos. Hace cuatro años el sector era muy tranquilo; pero la comunicación entre el cuadrante y los líderes de la junta, se cortó bastante”, expresó Jairo Baquero, representante legal del barrio.

Además, en el sector se evidencia otro factor que ocasiona la problemática de inseguridad y delincuencia en el lugar. Puesto que en el complejo deportivo del barrio arriban consumidores de marihuana y vendedores de droga, quienes hacen uso de los narcóticos en las zonas verdes y vía pública del sitio. “En el polideportivo hay puntos donde la gente llega a consumir sustancias alucinógenas”, sentenció el vocero de la comunidad. 

Por su parte, la oficina de prensa de la Policía Metropolitana dio el siguiente informe: del primero de enero del presente año hasta la fecha, se han presentado dos homicidios en el sector. A su vez, se han registrado 11 hurtos a personas en el 2020 y un robo a residencia.

Pese a esto, la Policía Nacional, al encontrarse actualmente en aislamiento preventivo por orden de la dirección general, no cuenta con el número de uniformados y de unidades de reacción necesarias para cubrir el largo y ancho de la capital metense. Es así, que la comunidad ha realizado reuniones en días anteriores, para entre ellos mismos buscar una solución al problema de inseguridad que sufren.

De esta forma, con el fin de prevenir futuros atracos a habitantes de la zona o locales comerciales, piensan crear un grupo de vigilancia vecinal. “Se planea hacer un frente de seguridad sobre la carrera 17, sector comercio Santa Helena. Para así poder, entre los comerciantes hacerle frente a este flagelo. Igualmente, hoy martes tendremos una reunión en el despacho del señor alcalde, donde tocaremos el tema de inseguridad en el barrio”, concluyó el presidente de la Junta de Acción Comunal.

Finalmente, en el barrio se presenta un hecho de xenofobia hacia una familia venezolana por parte de unos pocos residentes del lugar. Debido a que, según lo mencionado por algunos vecinos, la falta de respeto y tolerancia por varios habitantes del Madrigal Uno hacia los extranjeros ha generado altercados y un ambiente de mala convivencia.

“Hay una familia de venezolanos, numerosa. Viven dentro de un apartamento muy pequeño. Ellos en la noche esperan a que baje la temperatura de la vivienda para entrar, y los vecinos del frente los molestan mucho y los ofenden. Ya ha habido agresiones por parte de los del frente”, declaró Baquero.

Finalmente, se espera que de la reunión, así como de la denuncia publicada, se pueda obtener una reducción en la inseguridad y en la delincuencia que tanto aqueja a esta comunidad, buscando mejorar la calidad de vida y la tranquilidad del sector.

Contenido Relacionado