Librerías sobreviven a la pandemia

Librerías sobreviven a la pandemia

Por:  Jair Escobar

Aunque la venta de los libros académicos fue la más afectada con el cierre ocasionado por la pandemia, las librerías poco a poco se recuperan.

A diferencia de otros sectores productivos  de la región, las papelerías son las únicas que se han sostenido durante la crisis por la pandemia del Covid-19,  ya que, a diferencia de muchos otros segmentos económicos, este no tuvo ningún cierre de alguna librería en la ciudad, sino que estos negocios se mantienen y  han tenido buenos resultados.

Las librerías de Villavicencio comenzaron a resurgir durante la cuarentena con la reapertura gradual de sus tiendas físicas , luego de que el presidente Iván Duque decretara que a partir del 11 de mayo se podían volver a abrir las librerías, siempre y cuando cumplieran con los protocolos de bioseguridad.

“Aunque las ventas han bajado en un 60 por ciento, no podemos desconocer que los jóvenes, pero sobre todo los adultos mayores,  prefieren los libros en papel, que en digital.  En los últimos meses, los libros que más hemos vendido han sido novelas, crónicas, libros de superación personal, de emprendimiento y de negocios”, indicó Mónica Vargas, propietaria de una librería de la ciudad. 

Sin embargo, hay que mencionar que una de las afectaciones más fuertes que tuvieron las librerías de la ciudad, fue la venta de los libros académicos, ya que, al no asistir los estudiantes de forma presencial, conseguían los libros por internet o eran enviados por sus maestros de manera digital ocasionando una baja en las ventas, lo cual causó repercusiones en muchos de los vendedores informales de libros en la ciudad, que venden sus textos en los diferentes puntos del centro de Villavicencio, quienes dejaron de recibir ingresos, ya que no podían salir.

“Yo como soy vendedor informal estuvo difícil, porque no hubo manera de salir a trabajar durante bastante tiempo”, indicó un vendedor informal de la ciudad, que pidió reserva en su nombre.

Las librerías esperan que con la reapertura que ha tenido la ciudad luego del confinamiento por el Covid-19 y el regreso a clases de forma presencial, se reanuden las ventas que tenían antes y mejoren las cifras.

“Ha estado pesado.  Hay días en los que uno vende varios libros y otros en los que no se vende nada”, dijo el vendedor  informal consultado por Llano SIE7EDÍAS.

Algunas de las librerías tomaron alternativas frente al cierre e iniciaron a vender libros por medio de las redes sociales, como Facebook, Instagram y WhatsApp.  así mismo, algunos  vendedores informales que promocionaban la venta de libros a domicilio, lo están haciendo ahora  en sus redes sociales.

Contenido Relacionado