Los puntos clave de la revisión del POT

Los puntos clave de la revisión del POT

Por: Yéssica Salgado

Durante este proceso se tendrán que examinar con lupa las normas relacionadas con el uso industrial y las zonas lúdicas, temas que han mantenido en el ojo del huracán al documento aprobado en el año 2015.

El pasado lunes, la administración municipal anunció que el proceso para adelantar la revisión y modificación excepcional del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), aprobado en el año 2015, comenzó y se adelantará hasta el mes de diciembre, periodo en el que las comunidades podrán participar activamente y presentar sus propuestas para la modificación de esta norma urbanística.

Así las cosas, es importante tener claro que el POT es uno de los documentos más importantes para la ciudad, ya que es la hoja de ruta para la planeación y desarrollo de la capital del Meta. Y es que a partir de este instrumento se determinó qué, cómo y dónde se construirían nuevas viviendas, centros de salud, vías y parques, entre otras cosas, así como se especificó la línea de ruta urbanística que se manejará en los siguientes seis años, es decir, hasta 2027.

 Teniendo en cuenta este contexto, es importante tener claro cuáles son los puntos clave a tener bajo la lupa durante esta revisión excepcional del POT que se esperaba desde el cuatrienio anterior, ya que esto es de suma importancia para los sectores sociales y económicos de la ciudad, pues desde la aprobación esta norma urbanística, el documento ha estado en el ojo del huracán, ya que expertos en urbanística, comunidad civil, gremios y empresarios han señalado que hubo irregularidades en su aprobación.

En este sentido, y teniendo en cuenta este panorama, hay que tener claro que el POT aprobado en 2015 no incluyó documentos determinantes como la microzonificación de la ciudad, o los de la Aeronáutica Civil para la zona de protección del aeropuerto Vanguardia y, a su vez, estudios básicos de riesgo, ya que gran parte de Villavicencio es susceptible en diferentes sectores a deslizamientos de tierra, inundaciones y avenidas torrenciales (avalanchas), por lo que es indispensable que estos documentos y estudios estén preparados para presentarse durante la revisión excepcional del POT.

Durante este proceso, también es importante tener presente que expertos en urbanística han señalado que el POT del 2015 va en contravía de un proceso lógico de expansión urbana, ya que este debería ir desde el polígono urbano central hacía la periferia.

Otro punto de suma importancia que debe tener muy claro la administración actual y la ciudadanía, es que es que los gremios productivos de la ciudad han manifestado que este POT es lesivo para la industria, ya que al entrar en aplicación la norma urbanística, las empresas que hay en la ciudad tienen que trasladarse a las tres zonas definidas en este documento que son: los polígonos de Caños Negros y Pompeya, por la vía a Puerto López, y Arenal, por la ruta a Acacías. P e r o ese no es el problema, según han señalado muchos empresarios de la ciudad, estos polígonos no cuentan con los servicios públicos y en el caso de los terrenos en Caños Negros la vía no tiene los perfiles adecuados.

A esto se suma, que los costos de esas propiedades son elevadísimos, y numerosos empresarios de la ciudad no pueden acarrear estos gastos, por lo que ya muchos han decidido irse de la ciudad y llevarse sus empresas para otras partes del país. A estos puntos hay que añadir una problemática social: las zonas lúdicas. Y es que, en el POT aprobado en 2015 se definieron 12 barrios donde deben estar ubicadas las zonas lúdicas o lugares donde pueden funcionar establecimientos de alto impacto como La Grama, Montecarlo, Porfía, El Estero, Gaviotas, Marco Antonio Pinilla, El Centro, La Reliquia, Villa Julia, Morichal, San Benito y 7 de Agosto, zonas donde la comunidad asegura que no se concertó con ellos ni se hicieron los estudios adecuados para determinar las controvertidas zonas lúdicas.

Ante este panorama, es importante conocer cómo se va adelantar la revisión excepcional del POT y qué componentes se van a incluir para desarrollar este proceso. En este sentido, Mario Romero, secretario de Planeación de Villavicencio, explicó que este proceso se va adelantar mediante dos componentes.

Uno será la revisión excepcional de interés público o fuerza mayor, que permitirá tener en cuenta los estudios detallados de amenaza y riesgo, y el otro será la modificación excepcional de norma urbana, con soportes que demuestren los motivos técnicos que invocan la necesidad de una modificación.

Precisamente, uno de los objetivos de la revisión excepcional es incorporar al POT tres estudios concretos que se harán en este proceso: el primero es un estudio de[1]tallado de amenaza por remoción en masa en los sectores de Pipiral, Servitá, La Nohora, La Salle, Colinas, Pradera, Playa Rica y Villa Lorena.

 El segundo es un estudio de amenaza por inundación en los sectores de Vegas del Guayuriba, Guamo, Nuevo Amanecer, Portales de Covisán, Quintas de la Esperanza y Villas del Progreso. Y el tercero es un estudio de avenida torrencial en el sector de Caño Grande.

 “Ya se firmó un contrato interadministrativo con la Universidad Nacional, para avanzar en estudios detallados sobre tres fenómenos de riesgo que hay en la ciudad”, indicó Mario Romero.

 El funcionario también indicó que se modificarán algunas normas que se quedaron rezagadas respecto a la situación urbanística actual, se solucionarán inconsistencias normativas y se incorporarán los estudios de gestión del riesgo de amenazas naturales.

 También se actualizará el perímetro urbano de la prestación de servicios públicos domiciliarios, teniendo en cuenta que varios sectores de la ciudad quedaron por fuera de las proyecciones, lo que permitirá fortalecer la infraestructura para la prestación de los servicios públicos.

 De igual forma, se abordarán de frente varios conflictos urbanos que han surgido alrededor de decisiones consignadas en el POT de 2015 y que requieren de la atención urgente para generar solución, como lo son el uso específico de suelo y la delimitación para ciertas actividades que generan conflictos en distintos polígonos.

En este caso, se revisará y, en dado caso, se ajustarán las normas rela[1]cionadas con el uso industrial y las zonas lúdicas.

Tanto en el proceso de revisión excepcional como en el de modificación excepcional de la norma urbana, la comunidad será un actor protagonista para la toma de decisiones, se tendrán en cuenta las opiniones y aportes de organizaciones sociales, gremios, asociaciones, academia y comunidades, a través de espacios participativos, en el que se establezca un mejor POT para todos. Es de esta manera que la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial que propone la administración lo[1]cal busca dejar un territorio que habilite las condiciones para una vida digna, en el que exista equidad y armonía para la generación de estrategias que le sirvan a la ciudad.

Para mayo de 2021 el gobierno local espera tener lista la revisión ordinaria, la modificación excepcional de norma urbana y la revisión excepcional por presencia de estudios más detallados. “Ahí consolidaremos una propuesta general que llevaremos al proceso de concertación y lo entregaremos al debate ciudadano en el Concejo municipal”, indicó el secretario de Planeación de Villavicencio.

Contenido Relacionado