Mala imagen en el San Jorge 3

Mala imagen en el San Jorge 3

Habitantes del barrio San Jorge tres de Villavicencio denunciaron las malas condiciones en que se encuentra el sector donde está ubicado el puente entre los barrios San Jorge 3 y Nuevo Horizonte, al frente de la escuela que lleva este mismo nombre, sede del Colegio Catumare.

Botellas, plásticos, bolsas, muebles, colchones, escombros y hasta llantas, se combinan entre la maleza de esta zona, “todo este desorden trae contaminación, producción de mosquitos y zancudos, además, de dar una mala imagen al barrio, quien pasa por acá ve mucho desaseo, y desorden”, afirma Paula Ferrin, quien además explicó que según dicen los que barren las calles, ellos solo deben hacer limpieza de la vía, porque desde la zona del andén hacia dentro del puente no les corresponde. Por su parte, Wilmer Bautista, habitante del sector, manifestó que además, de ser un tiradero de basura, este punto también es una cueva de ladrones, pues los delincuentes utilizan el puente como medio de escapatoria.

“A mí no hace mucho me robaron el celular, y a una chica le robaron el bolso hace como quince días. El ladrón me salió de la nada, me rapó el celular salió corriendo lo perseguí y me sacó cuchillo, no me quedó de otra que dejarlo ir”, explicó.

La comunidad manifestó que por parte de Bioagrícola no se ha presentado ninguna actividad para la limpieza de este lugar en el que a pocos metros se encuentra un caño, sin embargo, aunque la comunidad ha tratado de unirse para realizar una jornada de limpieza ha sido imposible coordinar estas labores.

Al respecto, Marbel Astrid Torres Parrado, gerente de Bioagrícola del Llano, explicó que la entidad es la encargada de recoger los residuos ordinarios. Llantas, escombros y muebles son residuos especiales que no pertenecen al servicio público domiciliario.

“La recolección de llantas le corresponde a la Alcaldía Municipal, que a su vez llama a una empresa a nivel nacional que se llama Rueda Verde, las llantas son un residuo peligroso, nosotros no tenemos licencia para manejar este elemento”.

En cuanto a colchones, muebles, y escritorios, que son muy comunes encontrar por las calles de Villavicencio, Bioagrícola en algunas ocasiones los recoge, pero como un servicio aparte, el costo varía dependiendo el volumen. Un colchón puede estar entre los 5.000 a 10.000 pesos, valor que se cobra en la factura.

“La gente cree erróneamente que Bioagrícola está obligado a recoger todo, pero la norma así no lo contempla. Nosotros muchas veces hacemos campañas de limpiezas, nadie nos paga porque ningún usuario va a reconocer que eso era de él. Algunas campañas se han hecho de la mano de la Alcaldía y otras solos tratando de tener limpieza de la ciudad”, puntualizó la gerente.

Contenido Relacionado