Ordenan retirar seis funcionarios de la CCV

Rodaron cabezas en la CCV

Por determinación de la Superintendencia de Industria y Comercio, miembros de la Junta Directiva y del comité de afiliación de la Cámara de Comercio de Villavicencio tendrían que ser destituidos.

El pasado 3 de julio de 2020, la Superintendencia de Industria y Comercio inició un proceso de investigación y seguimiento a la Cámara de Comercio de Villavicencio, dadas las irregularidades que presuntamente se venían cometiendo al interior de la entidad en procesos contractuales y administrativos.

Recientemente, la autoridad ordenó la remoción de 6 miembros de la junta directiva y 3 miembros del comité de afiliación de la Cámara de Comercio de Villavicencio. Además, la Superintendencia
determinó que no era necesario el cierre o suspensión de la entidad, pero sí dejó en claro el riguroso seguimiento al que se verá enfrentado, hasta que la entidad supere los inconvenientes que viene presentando.

Según la Superintendencia, la CCV incurrió en una serie de irregularidades que generaron una crisis sostenida durante el periodo comprendido entre el año 2010 y el primer semestre de 2019. Entre las irregularidades demostradas se encuentra el incumplimiento de las normas sobre planeación presupuestal,
el manejo irregular del endeudamiento, la formación innecesaria de nóminas paralelas que incrementaron de manera exagerada los gastos de la CCV, la existencia de casos reiterados de fraude
electoral, la influencia de exdirectivos que habían sido removidos por la Superindustria y la existencia de irregularidades en la gestión contractual para favorecer a algunos contratistas que tenían vínculos con directivos y funcionarios de la CCV.

Con motivo del cambio que surgió en la entidad a partir del segundo semestre de 2019, según la autoridad, la CCV se mantiene como una entidad viable por lo que determinó el no cierre de esta.

Con respecto a los funcionarios de la Junta Directiva a los que ordenó su remoción, todos incurrieron en prácticas ilegales de coadministración que afectaron la buena marcha de la entidad, excepto Madga Yaneth Esquivel Nieto y Juan Diego Garzón Díaz, es decir, Carlos Alberto Lotero Prada, Herin Camila López Rincón (representante de W Soluciones Integrales S.A.S.), Luis Rodolfo Herrera (representante denColombiana de Contratos y Suministros S.A.S.) y Nancy Mejía Ladino.

Adicionalmente, se ordenó la remoción de tres funcionarios del comité de afiliación, quienes habrían ignorado su deber de desafiliar a algunos directivos que no reunían las condiciones para mantenerse así y por lo tanto tampoco ser parte de la Junta Directiva, beneficiándolos al mantenerlos en calidad de afiliados y miembros de dicha junta.

Marly Paola Trujillo Riveros, representante legal suplente y directora Administrativa y Financiera de la CCV, Diana Carolina Camacho Urrea, directora Jurídica, de Conciliación y Arbitraje de la CCV, y Débora Murillo Rincón, directora de Registros Públicos de la CCV, habrían evitado ejercer sus funciones para desafiliar, aun
cuando esto había sido ordenado por la Superintendencia.

Para la separación de estos funcionarios de sus cargo, Henry Palma, presidente de la Junta Directiva, aseguró que tendrán que esperar a que la decisión quede en firme, dado que todavía estos tienen la posibilidad de acudir a los recursos de reposición.

En conversación con Llano SIE7EDÍAS, Diana Carolina Camacho aseguró que (al cierre de esta edición) no se le había notificado personalmente y que al no estar de acuerdo con la decisión que tomó la Superintendencia, estaría dispuesta a acceder a los recursos de reposición a los que tiene derecho. Este medio intentó comunicarse con algunos otros implicados, pero no hubo respuesta.

Por otra parte, dentro de las disposiciones de la Superintendencia, esta resuelve la necesidad de nombrar al Presidente Ejecutivo, dado que con la destitución de Marly Trujillo y la vacante que hay
en la presidencia ejecutiva, la entidad se queda sin representación alguna. Además, este es el encargado de escoger a los funcionarios que entrarán a reemplazar a quienes fueron removidos.

Vale la pena resaltar puntos importantes dentro del proceso, como que este inició por denuncias de los mismos comerciantes y empresarios afiliados a la entidad, quienes percibieron el
manejo irregular que se estaba dando al interior
de la CCV. Además, que el puesto de presidente Ejecutivo está vacante desde la renuncia de Víctor Delio Sánchez en agosto de
2020, quien duró cerca de un mes en el cargo y después de que se presentara la polémica por la salida de Mauricio Vega en junio de 2020.

Contenido Relacionado