Ruido, basuras y descontrol en Caney Alto

Ruido, basuras y descontrol en Caney Alto

Pese a las quejas de comunidad, las afectaciones a la tranquilidad en este sector parecen estar fuera del alcance de las autoridades por cuenta de que las situaciones se registran en propiedades privadas.

En la Vereda Caney Alto, ubicada en el municipio de Restrepo, se viene presentando una problemática de exceso de ruido, basuras y alteración al orden público, pues, según la comunidad del lugar, en el sector hay visitantes y vecinos bullosos, quienes frecuentemente realizan fiestas y celebraciones irrumpiendo con la tranquilidad del resto de habitantes de la zona. Todo lo anterior se ha incrementado desde el aislamiento obligatorio a causa del Covid – 19. “Desde que arrancó la pandemia la situación se ha salido de control”, sentenció una persona residente del Caney Alto. y descontrol en Caney Alto.

Y es que se pudo conocer que en la vereda Caney Alto se encuentra ubicada una de las tres reservas naturales situadas en Restrepo. Esta Reserva Natural (Rancho Camaná), se dedica al turismo de naturaleza y observación de aves dado que allí cuentan con más de 254 clases de especies, las cuales se han visto afectadas y alteradas por el exceso de volumen, las detonaciones de pólvora y juegos pirotécnicos realizan vecinos o visitantes de las fincas o casa quintas del lugar.

Asimismo, en el Caney Alto habitan monos nocturnos ‘Aotus trivirgatus’, especie endémica de la Orinoquia, allí hay seis núcleos de estos primates; quienes han sido los más afectados por el desorden presentado en la vereda.

Por estas razones más de 80 personas presentaron una denuncia con fecha del 6 de noviembre de 2020 en la inspección policial, en donde se acogieron al Artículo 136 de la Constitución Política (en el cual se prohíben los actos de proscripción o persecución contra personas naturales o jurídicas) , y declararon como ‘personas no gramas’ para las veredas
Caney Alto y Marayal a dos vecinos ruidosos del sector, quienes, según los testimonios de algunos habitantes del lugar, cuando están en estado de embriaguez suelen insultar y amenazar a los demás residentes que
llaman a la Policía a quejarse del exceso de volumen. “Las casas quintas y fincas se han convertido en discotecas rurales. La gente se está quejando, ha habido enfrentamientos entre vecinos, amenazas, nos dicen ‘¿usted no sabe quién soy yo?’”, expresó un habitante del lugar.

Además del sentir de la comunidad, se conoció que hay varios de los visitantes que llegan a la vereda a pasar un tiempo de descanso en una de las fincas o disfrutar de las cascadas que ofrece el río Caney en su parte alta (y donde también están instaladas las bocatoma que surte el agua del municipio de Restrepo), arrojan las basuras que traen consigo a la fuente hídrica, zonas verdes y vías del Caney Alto.

En ese orden de ideas, Llano7días se comunicó con la Secretaría de Gobierno del municipio de Restrepo para conocer su opinión frente a la situación que se viene registrando en la Vereda Caney Alto, donde el
secretario, Néstor Helí Flórez, informó que el 5 de noviembre de 2020, llegó a su un derecho de petición, en donde se quejan del ruido y malos comportamientos de la gente en la noche en dicho lugar.

Igualmente, el funcionario expresó que en el documento mencionaban a unos establecimientos comerciales, los cuales están en funcionamiento, pero que según lo denunciado; se están saliendo de los paramentos permitidos. De la misma manifestó que las autoridades competentes
ya están trabajando en la problemática de convivencia en la vereda. “la Inspectora inmediatamente tuvo conocimiento de esa situación, se acordó para que fuera a los lugares preciosos, y hacerle la visita con la Policía para hacerle el llamado de atención y el compromiso”, dijo el Secretario de Gobierno.

Por último, el secretario afirmó que en el caso de las personas que realizan fiestas y celebraciones con alto volumen en las casas quintas de Caney Alto, las acciones para mitigar esta mala conducta se ven restringidas al ser propiedades privadas y afirmó que desde la administración municipal se está trabajando en crear conciencia en el cuidado y conservación de las fuentes hídricas y praderas de Restrepo. “La Policía no puede entrar a una finca privada, esto no es procedente sin una orden judicial, pero la gente cuando se tomas sus tragos; unos acatan otros no. No saben tomar”, concluyó Néstor Helí Flórez.

Contenido Relacionado