Un Cerro de Colores en Villavicencio

Un Cerro de Colores en Villavicencio

En la comuna dos de Villavicencio, jóvenes expandilleros dejaron las armas y ahora promueven el turismo ecológicoy urbano en el sector Gramalote.

Parque Ecoturístico Urbano Cerro de Colores es el nombre que lleva el proyecto que nació hace cinco meses de la mano de Julio Rueda y jóvenes expandilleros de la comuna dos de Villavicencio, quienes se integraron en un proceso de resocialización y dejación de armas para incorporarse a la vida pacífica en sociedad. Además de crear un cambio en pensamiento colectivo y aspecto visual de la comuna, ya que esta era una de las zonas más peligrosas de la ciudad, ahora convertida en un espacio para la exploración ecológica y el turismo urbano.

“Invitamos a la gente a que venga sin miedo, los invitamos con mucho amor y cariño a que conozcan las cosas hermosas que están en mi barrio”, expresó Juan ‘Juanito’ Jiménez, guía turístico del parque.

Y es que alrededor de 20 antiguos integrantes de bandas criminales de los barrios San José, Colinas, Libertadores, Camilo Torres, unieron esfuerzos y bajo la dirección de Rueda, sumado también al gran apoyo de personas voluntarias, han logrado con sacrificio embellecer la comuna dos (estigmatizada por la violencia) y así crear un parque ecoturístico, el cual, está conformado por senderos naturales, cuencas y quebradas de agua cristalinas.

Asimismo ellos ofertan un estilo artístico urbano, pues el sector cuenta con escaleras de colores, grafitis, murales, obras de arte callejero y un mirador donde se observa a la capital metense desde sus entrañas. “Actualmente son más de 15 jóvenes los que están en ese proceso, hay más de 40 voluntarios que están trabajando en las diferentes zonas del parque: pinturas, limpieza, lo social con los muchachos “, dijo Julio Rueda, líder del proyecto de resocialización.

Es así, que este sitio turístico que queda a tan sólo cinco minutos del centro de la ciudad; ofrece al público dos temáticas diferentes en su paquete de servicios, combinando lo ecológico y natural del sector Gramalote (lugar donde nació Villavicencio) con el estilo urbano y callejero que brinda la comuna con sus grafitis y murales. Este plan turístico se lanzó bajo el nombre de ‘Tres Pozos’ y tiene un costo de $ 25.000 pesos y consta de: desayuno criollo, seguro turístico y guía de turismo, el cual, es uno de los jóvenes expandilleros de alguno de estos barrios marginales, quien narrará relatos e historias sobre las vivencias en este lugar antes del proceso de resocialización en el transcurso del recorrido a través de las calles y senderos del lugar.

Asimismo, llevará a los turistas a los tres pozos (tesoros naturales) escondidos: La Tina, Pozo Hondo y La Nevera por medio de quebradas de agua cristalina. En ese sentido, el tiempo de duración del recorrido es de aproximadamente cuatro horas, pues, la ruta tiene su punto de encuentro en el parque La Cruz del centro de la ciudad a las 7:00 A.M para así, adentrarse en la que solía ser la comuna más peligrosa de Villavicencio.

De esta manera, estos jóvenes en proceso de reintegro a vida en sociedad se proyectan ayudar a su comunidad a que no haya más conflicto en la comuna y se pueda generar otro sistema económico a parte de la delincuencia.

Contenido Relacionado