¿Unillanos, una universidad politizada?

¿Unillanos, una universidad politizada?

En los últimos meses, la Universidad de los Llanos ha brillado más por temas políticos que por su excelencia académica.

El pasado 2 de octubre se llevó a cabo la elección del representante de egresados de Unillanos ante el Consejo Superior Universitario para el periodo 2022- 2024, la cual estuvo rodea[1]da de mucha polémica, al reavivarse la idea de la politización de esta institución.

 A través de redes sociales y también en la Asamblea del Meta se denunciaron presuntas presiones por parte de entidades públicas hacia sus trabajadores para que votaran por de[1]terminados candidatos, sugiriendo que, tal y como se ha denunciado en periodos anteriores, familias políticas y personajes pretenden manejar los hilos del funcionamiento de Unillanos.

Ante este panorama, fue Juan Carlos Saravia Mojica el candidato por el que, presuntamente, se estaba ejerciendo presión a funcionarios públicos, con tal de que su voto lo favoreciera.

 De forma paralela se conocieron los resultados que señalaron a Saravia como el ganador de estas elecciones como representante de egresados.

Fueron en total 1994 votos a su favor. Ante estos resultados, que ya se esperaban y que parecen haber dejado inconformes a muchos de los egresados votantes, ¿qué se puede inferir? Llano SIE7EDÍAS consultó a un politólogo para conocer qué pasó en este caso y cuál es el panorama que se espera para las elecciones del nuevo rector de Unillanos.

 Yamid Alfonso González Parra, politólogo e investigador del Observatorio de Juventud de la Universidad Nacional, indicó que la principal inferencia que surge de esta situación es “la existencia de una búsqueda por fortalecer al interior de la universidad las posturas y discursos favorables a los representantes de estas instancias públicas, influyendo en la Unillanos, como este escenario académico clave para el desarrollo de la Orinoquía.

Sin embargo, dada la gran diversidad de posturas políticas al interior de la universidad, sería un error pensar en las candidaturas perdedoras como las depositarias de una generaliza[1]da voluntad estudiantil.

En la Unillanos, como en todas las Universidades Públicas, existe un gran déficit estructural de democracia, de escenarios que permitan una mayor participación a los estudiantes en sus decisiones como comunidad y alma mater”.

En cuanto a la carga política que tuvo este candi[1]dato, y la presunta politización de esta Alma Mater, el politólogo de la Universidad Nacional señaló que, “frente a esta situación en la Unillanos hay que decir que no es exclusiva de esta institución, ya que, desafortunadamente, en todas las universidades públicas colombianas han ‘hecho carrera’ este tipo de polémicas.

 Tampoco es en absoluto nueva, porque obedece a lógicas históricas de control de las instituciones educativas por parte de los actores políticos y económicos dominantes en cada región. No obstan[1]te, pensar en una universidad pública “despolitizada” es, además de indeseable, completamente imposible, partiendo de que las Universidades no pueden ser neutrales debido a que las ideas que las constituyen tampoco lo son.

La Unillanos es, por excelencia, un campo de confrontación de ideas con dimensión política. Por el contrario, los estudiantes ha demostrado un alto grado de organización política que ocasiona la mayor visibilidad que ha tenido esta coyuntura electoral particular en la Unillanos”. Las elecciones del nuevo rector de Unillanos se llevarán a cabo en el mes de noviembre ¿Cuál será el panorama? Ante este interrogante, que ha dado mucho de qué hablar en los últimos meses, por los candidatos que aspiran a este cargo, Yamid Alfonso González fue claro en seña[1]lar que, “en el caso de las elecciones a rectoría, como en aquellas otras elecciones en que se juega una posible reelección, el panorama está determinado en gran medida por el nivel de éxito administrativo demostrado a los electores por parte de la administración actual.

Es decir, los resultados de estas elecciones dependen casi totalmente de la percepción que los votantes vengan construyendo frente a los resultados de la rectoría actual. Personalmente observo que la actual rectoría ha alcanzado logros importantes que le pueden ser muy favorables hacia su eventual reelección, como la apertura de una nueva Sede de la Universidad en el municipio de Granada, y la apertura de nuevos programas curriculares.

Este tipo de alcances me parecen importantes porque extienden el derecho a la educación superior en la región, y pueden jugar un gran papel en la percepción de los votantes”.

Contenido Relacionado