Villavicencio sin víctimas en las protestas

Villavicencio sin víctimas en las protestas

Con el desarrollo de las manifestaciones a favor y en contra de la Policía en la capital del Meta, el balance no deja de ser positivo en comparación con otras ciudades del país.

Hoy se completan 8 días desde la muerte de Javier Ordóñez, presuntamente a manos de uniformados de la Policía nacional en la capital del País. Este hecho desató numerosas marchas y protestas en diferentes ciudades, incluyendo Villavicencio, siendo no solo el reclamo por el caso en particular, sino el detonante de una serie de inconformidades que la población civil tiene frente al comportamiento de muchos de los uniformados.

Una reestructuración completa de la Policía nacional se pide, por parte de los marchantes, quienes aseguran que este no es el único caso en el que la Policía se ha visto involucrada en hechos de violencia que además han terminado con la vida de ciudadanos.

En Villavicencio las marchas iniciaron el pasado 9 de septiembre, teniendo como epicentro principal las instalaciones del Distrito Uno de la Policía Metropolitana de Villavicencio, ubicado junto a Bomberos, desarrollándose tranquilamente, bloqueando eso sí el tráfico en esta importante intersección y gritando arengas en contra de los uniformados.

En estas instalaciones de la Policía se formaron para hacer frente varias mujeres policías, aparentemente como estrategia para evitar que los manifestantes intentaran atacar a los uniformados. Llano7días intentó conseguir una entrevista sobre este tema con el comandante de la Mevil, pero aunque se gestionó con la oficina de prensa, no fue posible.

Los días transcurrieron en Villavicencio y las marchas no cesaron, fueron pacíficas y con pocas situaciones de alteración al orden público, exceptuando el día viernes en la noche, donde los manifestantes llegaron hasta la alameda que conecta con el parque Los Fundadores, sobre la Avenida 40, para tumbar una parte de un monumento que incluía la representación de un campesino y un militar. La figura del uniformado fue echada abajo, mientras la del campesino quedó en pie, con un letrero al costado que decía “violadores”.

Desde ese mismo viernes se implementó la presencia de los carabineros, el ESMAD y diferentes autoridades que buscaban minimizar los daños y responder ante cualquier situación violenta que se presentara. Incluso, el mismo ESMAD, junto a la Alcaldía de Villavicencio, cerró la vía de ingreso a la ciudad, en el sector de Homecenter, previendo este tiempo de acontecimientos.

Una de las situaciones que ha causado controversia, especialmente en Villavicencio, es que quienes defienden a la Institución también se han manifestado y han gritado arengas en protección a la Policía. Esto ha ocurrido desde el sábado y nuevamente ayer lunes, donde estos llegaron hasta las instalaciones del Departamento de Policía del Meta, en el barrio El Triunfo.

En la misma tarde del lunes se había convocado marcha y protesta en nombre de quienes critican a la Policía, pero estos no hicieron presencia y de ese lado de la moneda no se escucharon arengas.

Contenido Relacionado