Revive el caso de Aída Merlano en Colombia, en medio de crisis por COVID-19

Aída Merlano prende el ventilador desde Caracas

La Corte Suprema de Justicia ratificó la condena contra la excongresista Aida Merlano por corrupción electoral, pero le bajó la pena que inicialmente estaba en 15 años de prisión, y ahora la estableció en 11 años y cuatro meses. 

La Sala Penal de la Corte ratificó en segunda instancia la sentencia que se dictó en contra de Merlano  por los delitos de corrupción al sufragante, concierto para delinquir o tenencia ilegal de armas de fuego de defensa personal. Merlano, quien se  fugó de las autoridades en octubre del año pasado, se encuentra detenida en Venezuela, donde fue capturada a finales de enero por entrar a ese país con documentos falsos. 

Al tomar esta decisión de segunda instancia, la Sala de Casación Penal remitió la sentencia a la Mesa Directiva del Senado de la República para que establezca la silla vacía de la curul que tenía Merlano. 

Esa curul había sido ocupada por la senadora Soledad Tamayo, quien había sido posesionada en una polémica decisión por el entonces presidente del Senado, Ernesto Macías. 

Al considerar que Merlano no podía ser reemplazada porque se le debió haber aplicado la Silla Vacía, la Corte compulsó copias contra la Mesa Directiva del Senado de esa época para que la  Procuraduría General  investigue «la posible omisión de hacer efectiva esta figura cuando fue capturada la electa senadora». 

Al ratificar la condena, dice la Corte, el fallo desvirtuó los ataques de la defensa de Merlano contra las pruebas y los fundamentos jurídicos con los que la Sala Especial de Primera Instancia la condenó en septiembre del año pasado. 

Contenido Relacionado