Alcaldes deberán líderar retorno inteligente

Alcaldes deberán líderar retorno inteligente

El primero de junio comenzará una nueva fase de aislamiento preventivo que será determinante para que los municipios y sus habitantes empiecen a recuperar de forma gradual su vida productiva.

La novedad en esta etapa, llamada de ‘aislamiento inteligente’, es que serán los alcaldes y gobernadores quienes, de acuerdo con su criterio y las particularidades de sus municipios y departamentos, tendrán que administrar el uso de las llaves que les entregó el presidente Iván Duque.

No obstante, esto no significa que tendrán carta abierta para tomar decisiones sobre la reactivación de la vida productiva, pues deberán ceñirse a los lineamientos y protocolos de los ministerios del Interior y de Salud.

De hecho, hasta el viernes pasado, de 438 municipios libres de covid-19 solo 216 habían recibido las autorizaciones del Ministerio del Interior. Los alcaldes deberán respetar medidas ya adoptadas como el distanciamiento social, el uso de tapabocas obligatorio, las restricciones a los adultos mayores, niños y las de movilidad, la no apertura de bares, discotecas ni mucho menos se permitirán la celebración de ferias y fiestas. Esos son inamovibles en esta etapa que, como insiste el Presidente, “requiere más inteligencia colectiva y más disciplina por parte de todos”.

La idea del Gobierno Nacional es avanzar de la mano de los alcaldes y gobernadores con gradualidad en diferentes sectores económicos como el comercio, el servicio doméstico y los servicios profesionales, con controles de aforos y con protocolos.

“Nuestra tarea ahora es empezar a convivir con el virus”, afirma el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García. Pero no es una labor fácil. Muchos municipios de Colombia son como un país chiquito, con sus costumbres y particularidades, y unos con más recursos que otros. Lo único que tienen en común la gran mayoría es que sus arcas están agotadas para atender, incluso, su propio funcionamiento.

En ese escenario, los mandatarios locales enfrentan múltiples problemas. Entre ellos, la falta de presupuesto, la deficiente infraestructura hospitalaria y el enorme reto de reactivar la economía informal, que en muchos municipios ocupa a gran parte de sus habitantes.

Contenido Relacionado