Cajetillas neutras y alertas más grandes reducirían consumo de tabaco

Cajetillas neutras y alertas más grandes reducirían consumo de tabaco

Al explorar la atención visual, y por medio de un experimento de elección discreta, un estudio evidencia que los paquetes de cigarrillos estandarizados y con las advertencias sanitarias más grandes disminuirían las percepciones positivas del paquete, lo cual contribuiría a reducir la demanda de cigarrillos en Colombia.

“Estos resultados aportan a la evidencia local del país y ante la posibilidad futura de que los decisores consideren discutir la implementación de cajetillas de cigarrillos con características específicas, como se han implementado en otros países del mundo”.

Así lo afirma el profesor e investigador Ricardo Tamayo, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y coautor del estudio adelantado entre la Institución y las universidades de Bristol y Bath, de Reino Unido.

El tabaquismo causa el 10 % de todas las muertes entre los adultos colombianos y su prevalencia entre los niños es más alta que en otros países de ingresos medios, por lo que se prevé que la morbilidad y la mortalidad relacionadas con el tabaquismo aumentarían en Colombia durante la próxima década.

Para advertir a adultos y niños sobre los riesgos de fumar, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las advertencias pictóricas cubran al menos el 50 % del paquete y que el empaque estandarizado reemplace el de marca. Sin embargo en Colombia aún no se ha introducido el empaque estandarizado y las advertencias pictóricas (que se presentan en los paquetes desde 2010 y se cambian anualmente) cubren solo el 30 % del paquete, por lo que solo cumplen con los requisitos mínimos recomendados por la entidad.

Estudios de laboratorio

Para este estudio, los investigadores realizaron dos experimentos de laboratorio. El primero –conocido como eye tracking o seguimiento ocular– consistió en monitorear los movimientos de los ojos de 175 participantes, 62 de los cuales eran fumadores diarios, 58 ocasionales o semanales y 55 no fumadores.

“A los participantes se les mostraron paquetes de cigarrillos en los que varía el tamaño de la advertencia y el embalaje o empaque (uno estandarizado y otro embalaje de marca)”, señala Carlos Sillero, coautor del estudio e investigador de la Universidad de Bristol, Reino Unido.

También usó un experimento de elección discreta (DCE) para analizar el impacto del tamaño de la advertencia, el empaque y la marca en las preferencias para probar las percepciones de sabor y las de daño. “Este era una especie de simulación para elegir entre un producto y otro, basado en sus características. En este caso, analizamos en ambos la inclusión de un empaque estándar que tuviera la misma tipografía, color y marcas, además del tamaño de la advertencia sanitaria”, refiere el investigador.

Esto permite conocer las intenciones de compra del producto, en condiciones como el tamaño de la advertencia, la ubicación y si se usa empaquetado plano, es decir de color verde oliva, una medida implementada en países como Australia, Reino Unido y Uruguay.

Sin embargo, el profesor Tamayo señala que antes de discutir legalmente si se requiere introducir ese tipo de cajetillas al país, los legisladores colombianos han solicitado evidencia científica local y no solo la disponible en otros países.

El tamaño importa

La investigación muestra que la atención de los posibles consumidores es del 30 % cuando el texto está al lado de la imagen (como se muestra hoy), mientras que la atención aumenta cuando la advertencia se maximiza en un 70 % hacia la marca.

Respecto a la diferencia de colores, la atención visual a la advertencia sanitaria es mayor en los empaques neutros que con los de la marca normalmente usados, y es mayor cuanto más grande sea la advertencia sanitaria; los no fumadores son quienes tienden a visualizar más la advertencia frente a los fumadores frecuentes.

Por su parte, el experimento de elección discreta evidenció que se el tamaño de la advertencia influiría en la percepción del producto, pues cuanto más grande la advertencia, más influye en las percepciones de los consumidores haciéndolo menos apetecible, porque se piensa que sabe peor, e incrementando las percepciones del daño que puede causar, además de reducir las intenciones de probarlo.

Según el investigador Sillero, “con el empaque neutro ocurre lo mismo: reduce las buenas percepciones sobre el sabor del producto, incrementa la percepción de daño y reduce las intenciones de querer probar”.

“El experimento también mostró que dejaban de existir preferencias por una marca u otra si estas eran mostradas sin su empaque tradicional colorido y característico, lo que significa que un empaque neutro es poderoso y no solo para detener las herramientas de persuasión de las compañías tabacaleras para influir en el comportamiento de las personas”.

Contenido Relacionado