Fiestas clandestinas, otro dolor de cabeza en el confinamiento

Fiestas clandestinas, otro dolor de cabeza en el confinamiento

Un extraño movimiento de publicidad en redes ha llamado la atención de varios ciudadanos que han denunciado invitaciones a fiestas en pleno periodo de restricciones por la emergencia de salud.

Y, al tiempo, todas las semanas la Policía Metropolitana de Bogotá da su propio parte de capturas por el hallazgo de encuentros clandestinos en varios sectores de la capital.
 
Él último de ellos fue una ‘chiquiteca’ con 134 personas departiendo en una vivienda ubicada en el sector de Canteras (Ciudad Bolívar), donde los uniformados encontraron a 24 adultos; el resto eran menores de edad e incluso niños que no superan los 14 años.

Violando todos los protocolos de bioseguridad, estos adolescentes departían en medio del licor, estupefacientes y hasta armas blancas y de fuego. Uno de los adolescentes fue aprehendido por portar un arma de fuego.

Otras denuncias corresponden a publicidad que ha comenzado a circular a través de las redes sociales. “Es común ver la promoción de fiestas clandestinas que no revelan la ubicación, solamente el contacto telefónico y posteriormente informan a otras personas en dónde se llevará a cabo la fiesta”, le dijo a EL TIEMPO una ciudadana que prefirió ocultar su identidad. “El fin es el expendio de drogas y la captación de menores para el microtráfico; los consumidores de drogas son posteriormente llevados a tener relaciones sexuales”.

La fuente le dijo a EL TIEMPO que una de las víctimas había sido su propio hermano. “Él fue captado desde los 13 años y aún no ha podido salir. Estamos esperando medidas legales”.

Otras denuncias ciudadanas señalan que hay casas de eventos realizando fiestas a escondidas a pesar de las restricciones. “Prestan servicio de ‘buffet’, sonido y licores para más de 30 personas. Eso pasa en Santa Librada zona 5 de Usme. Tienen letreros en los ventanales ofreciendo servicios”, le dijo a EL TIEMPO otro ciudadano.

Es común ver la promoción de fiestas clandestinas que no revelan la ubicación, solamente el contacto telefónico

Y los anteriores no han sido los únicos casos. El 20 de abril, la Policía capturó a un grupo de 41 personas que violaban la cuarentena y consumían alucinógenos en un establecimiento en el norte de la ciudad que funcionaba como un hotel, en la carrera 9.ª con calle 117 A. En el barrio Santa Bárbara (Usaquén), en el norte de Bogotá, un grupo de policías sorprendió a 41 personas en plena fiesta. Las autoridades encontraron en el lugar marihuana, cocaína y botellas de licor.

Contenido Relacionado