«Homerito falleció ayer en la aerolínea easyfly, compré el tiquete aclarando que viajaba única y exclusivamente con mi perrito»

Homero

María Fernanda Echeverry tomó un vuelo entre Puerto Asís y la ciudad de Cali operado por Easyfly el pasado 13 de enero.

Según relata ella, cuando llegó al aeropuerto en la aerolínea le dijeron que no podía llevar a su perro Homero en la cabina de pasajeros por políticas del vuelo.

Homero era un perro de raza american bully. «Compré el tiquete aclarando que viajaba única y exclusivamente con mi perrito, llego al aeropuerto donde me manifiestan que no puedo viajar con él, jamás nos separábamos, siempre viajaba conmigo las horas que fuese necesario y por políticas de la empresa –sin aclarar– me hicieron cambiar el modo de viaje de mi mascota», relata María Fernanda. 

Como solución, le dijeron que podían llevar a Homero en un guacal en la bodega del avión y así fue. Homero viajó en la bodega en un guacal para caninos, pero cuando llegaron a su destino María Fernanda se encontró con una trágica noticia. 

«Lamentablemente al llegar a mi destino me encuentro con que mi mascota había fallecido, cuando me bajé del avión corrí a verlo para recibirlo con ansias y me encuentro con una escena impactante, estaba debajo de todas las maletas sin vida, no lo ubicaron como debían y no le dieron el espacio suficiente para poder respirar», escribió María Fernanda en su cuenta de Instagram. 

Easyfly emitió un comunicado de la situación donde lamentan lo sucedido y explican los hechos. 

«El respeto y el cuidado de los animales es una prioridad para Easyfly. En el caso de Homero, no se presentó la documentación requerida para su transporte en la cabina, que incluye certificado médico de apoyo emocional y carnet de vacunas, en razón a lo cual la compañía ofreció a la pasajera, dueña de Homero, la opción de transportarlo en la bodega del avión en un guacal, como procede en estos casos, de acuerdo con la normatividad vigente. En este sentido y previa autorización de la dueña así se transportó», indicaron. 
Y agregaron que «como transportadores desconocemos las condiciones de salud con las que los animales abordan las aeronaves, así como las condiciones especiales físicas, emocionales, de temperatura o presión que el animal puede soportar durante el viaje, por lo que son sus dueños las personas idóneas para determinar si, previo cumplimiento de las normas aeronáuticas, los animales pueden o no viajar». 

Finalmente, desde la aerolínea expresaron las condolencias a la dueña de Homero y aseguraron que van a reforzar los protocolos de las preguntas para que los dueños puedan determinar si en el caso de un viaje en bodega, la raza y las condiciones del animal cumplen con lo necesario para el transporte de este.

Contenido Relacionado