Los 90 municipios en los que empieza el desconfinamiento

Los 90 municipios en los que empieza el desconfinamiento

Colombia empieza hoy a dar otro paso en el camino a la ‘nueva normalidad’ con la luz verde para que 90 municipios que no han presentado casos de coronavirus inicien una etapa de desconfinamiento y dejen atrás, al menos por ahora, el aislamiento preventivo obligatorio.

“De los 150 municipios que han solicitado levantamiento del aislamiento preventivo obligatorio para dinamizar su economía, hemos otorgado 90 autorizaciones dentro de esos municipios”, asegura la ministra del Interior, Alicia Arango.

¿Qué podrá hacerse en estas localidades? Un retorno paulatino a las actividades económicas, pero con severas restricciones: no se podrán realizar eventos masivos ni abrir restaurantes, gimnasios o parques infantiles, por ejemplo.

La jefe de la cartera del Interior explicó que la apertura de vida productiva no significa que estos 90 municipios tengan vía libre para realizar actividades económicas que pongan en riesgo a sus habitantes.

Además, la ministra precisó que para que el Gobierno les dé la autorización de levantar el aislamiento “este proceso no es automático” y se requiere de tres pasos.

“El primero, el Ministerio de Salud tiene que certificar que ese municipio no tiene afectación de covid. Segundo, el Ministerio de Salud tiene que elaborar unos protocolos de bioseguridad para ese municipio, porque no podemos olvidar lo que ha dicho el Presidente: primero está la salud de todos los colombianos”, dijo.

(Le puede interesar: Pese a apertura, pueblos ‘no covid’ seguirán con sus medidas extremas)

Sobre el tercer paso aseveró que “el Ministerio del Interior autorizará al municipio el levantamiento del aislamiento preventivo obligatorio para dinamizar su economía”.

No obstante, dejó claro que una vez cumplidos estos requerimientos, no es obligación de los alcaldes de los municipios ‘no covid-19’ levantar la cuarentena.

“Esto no es obligatorio. Es potestad de los alcaldes y ciudadanos si consideran que es necesario abrir su economía para comenzar a dinamizarla y que los ciudadanos comiencen a trabajar y tener una vida más normal”, subrayó.

La noticia es positiva, pero tiene un condicional. Si se detecta un caso de covid-19, deberán volver al encierro obligatorio, en vigor desde el 25 de marzo y hasta el 25 de mayo.

Algunos de los municipios que ya han recibido autorización son Turbo, Antioquia; El Socorro, Santander; Mocoa, Putumayo; San José del Guaviare, Guaviare; San José de Caldas, Caldas; San Pedro, Valle del Cauca; Montañita, Caquetá; San Antero,  Córdoba; Cáqueza, Cundinamarca, y Carmen de Carupa, Cundinamarca, entre otros.

Entre estos, San Antero, a orillas del Caribe, fue la primera localidad decretada por el Gobierno Nacional como zona libre de covid-19.

Sin embargo, no todos los municipios van a operar de la misma manera; cada alcalde ha ido implementando diferentes estrategias de prevención y, de la misma manera, en cada municipio se irán reactivando los sectores que cumplan con todos los protocolos.

San José de Caldas, Caldas, por ejemplo, como medida de prevención prohibió todo tipo de circulación de vehículos particulares y motos en el casco urbano, vías departamentales y municipales, salvo algunas excepciones de salud y provisión de bienes y servicios necesarios

En cuanto a la reactivación, en Turbo, Antioquia, se hizo un piloto de reactivación económica por cuatro días, durante los que los locales abiertos reportaron ventas entre 1.300 y 1.500 millones de pesos, y entraron a trabajar unos 1.000 empleados. Tras la aprobación, el municipio amplió las medidas para habilitar a más comerciantes.

Por otro lado, la alcaldía de El socorro, Santander, habilitó una línea para que los comercios se vayan reactivando poco a poco, siempre y cuando cumplan con todos los protocolos establecidos. Por ahora, allí están operando los comerciantes de la cadena de producción, abastecimiento, almacenamiento, reparación mantenimiento, transporte y distribución de las manufacturas de vehículos automotores, remolques y semirremolques, motocicletas, muebles, colchones y somieres.

También se permite la fabricación, mantenimiento y reparación de computadores, equipos periféricos, equipos de comunicación, electrónicos y ópticos, el comercio al por menor de combustible, lubricantes, aditivos y productos de limpieza para automotores, libros, periódicos, materiales y artículos de papelería y escritorio.

“El Ministerio del Interior autoriza el levantamiento preventivo obligatorio de acuerdo a lo establecido en el artículo 4 del decreto n.° 636 del 2020, para la reactivación gradual de los establecimientos de comercio”, señala esta entidad.

Con 33.000 habitantes, San Antero dedica su economía al turismo, la agricultura, la pesca y la ganadería. Según recoge la prensa local, aunque no hay pacientes infectados, el alcalde, Lormandy Martínez, aseguró que mantendrá la medida de aislamiento obligatorio y ordenará la reapertura gradual del comercio para activar la economía.

Mientras tanto, los otros municipios del país que no lograron el aval pueden esforzarse para conseguirlo.

El presidente Iván Duque dijo que, si lo desean, las otras localidades sin infecciones pueden pedir la autorización para retirar la orden de aislamiento obligatorio desde que cumplan con un “estricto apego a protocolos de salud”.

Contenido Relacionado