Resultado bastante regular en la aplicación de las primeras 50 mil vacunas en Colombia

Resultado bastante regular en la aplicación de las primeras 50 mil vacunas en Colombia

Con motivo del inicio de las jornadas de vacunación en Colombia, desde el pasado 17 de febrero se dio inicio a un plan de vigilancia por parte de la Procuraduría General de la Nación, la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo, quienes conformaron la Mesa Interinstitucional para el Seguimiento y Control de la Estrategia de Vacunación Contra El Covid-19.

En las últimas horas se dio a conocer el balance que esta Mesa entregó con respecto a cómo se desarrollaron las jornadas de vacunación con las primeras 50 mil dosis que llegaron al país. En esta evaluación se detallaron varias fallas en estos procesos.

En primer lugar, se determinó una insuficiencia en la dotación de equipos para garantizar la cadena de frío. En la circular enviada al gobierno nacional y a las autoridades de salud se dijo que, “aún hoy se identifican regiones que carecen de ellos, en particular los ultracongeladores, como requisito para la conservación en condiciones de estabilidad de las vacunas de Pfizer. Asimismo, se identificó algún nivel de rezago en infraestructura para el almacenamiento del biológico en algunos territorios”.

Por otro lado, se determinó que hay una notable disminución en el rendimiento de los biológicos, es decir, que las vacunas no están alcanzando para la cantidad de pacientes destinados inicialmente. Se identificaron tres posibles causas para que esto se esté dando de esta forma, entre las que se encuentran la desatención a los lineamientos técnicos, posibles fallas en la capacitación o experiencia en los vacunadores y, finalmente, la posible falta de supervisión de los procesos de vacunación. Aunque dentro del plan de vacunación se tiene contemplado que algunas pérdidas se pudiesen presentar, la Mesa Interinstitucional advirtió la necesidad de corregir y evitar que se sigan presentando pérdidas.

En tercer lugar, se observó que durante estas primeras jornadas pudieron haberse presentado dificultades con el uso de los sistemas de información, tales como problemas de conectividad de las regiones, la intermitencia de las plataformas de registro PAIWEB y PAIWEB 2.0, así como el uso de alternativas web no estandarizadas como formularios en Google o vía WhatsApp.

Por último, se evidenció la falta de adherencia a los lineamientos técnicos y operativos en cuatro aspectos puntuales, tales como:

1) La gestión de desechos peligrosos hospitalarios específicos de la vacunación contra COVID-19, con énfasis en la destrucción efectiva de viales/frascos en la fuente de generación.


2) La asignación de citas para la aplicación de la segunda dosis, lo que podría comprometer la adherencia al tratamiento y la efectividad de este, en caso de inasistencia.


3) La priorización inadecuada de talento humano en salud y personal de apoyo, posiblemente desconociendo las consideraciones del Decreto 109 de 2020 en lo relativo a la intensidad de la exposición en los diferentes servicios asistenciales.

4) La incorrecta aplicación de la política de frascos abiertos, actualizada en la Circular 26 de 2017 del Ministerio de Salud y Protección Social, y en estricta concordancia con los criterios de priorización establecidos en el Decreto 109 de 2021, lo que podría generar favorecimientos en personas no priorizadas, con riesgo en el cumplimiento de los principios del Plan Nacional de Vacunación o el desperdicio de dosis en detrimento del logro de las metas.


La circular finaliza advirtiendo que, aunque es comprensible que en un proceso nuevo y de grandes retos se presenten algunas pérdidas, es necesario para la transparencia y para el buen desarrollo de estas jornadas de vacunación, que se garantice la capacitación del personal, así como el establecimiento de lineamientos claros, comunicaciones transparentes y oportunas, además de las pertinentes explicaciones razonables y de cara a la comunidad.


Por: Sergio Guevara

Contenido Relacionado