Áreas rurales del Meta sin médicos

medicine, medical, surgery-91754.jpg

La ESE departamental no encuentra galenos y enfermeras para los centros de salud ubicados en zonas apartadas del departamento.

La ESE Departamental tiene vacantes para 15 médicos, 6 enfermeras profesionales y tres bacteriólogas, pero no consigue el personal que se requiere para trabajar en centros de salud de municipios como La Macarena, Vista Hermosa, Puerto Gaitán, Uribe y San Juan de Arama, entre otros.

La explicación se origina en varios factores, como la imposibilidad de competir con las condiciones salariales que ofrecen centros asistenciales en las ciudades, la existencia de amenazas en algunos puntos en contra de los médicos y la dificultad de trabajar en áreas rurales dispersas, tal como explicó el gerente de la ESE Departamental, Hernán Mojica.

“Afecta a la parte urbana, en las cabeceras municipales, y mucho más a las zonas rurales dispersas, porque no tengo cómo llegar a hacer las brigadas de salud que necesitan. Estamos pendientes de eso, trabajando muy duro”, dijo Mojica, quien aseguró que la falta de profesionales se siente, especialmente, en la consulta externa, porque los servicios de hospitalización y urgencias de los centros de salud cuentan con más personal.

Andrés Gustavo Moreno, decano de la facultad de Medicina de la Universidad Cooperativa Campus Villavicencio, manifestó que las amenazas contra la integridad de los profesionales de la medicina son un tema a considerar en algunos municipios donde hay poco personal asistencial.

“Tienen un único médico y, si hay un desenlace no deseado, es decir, el paciente no se recupera, habitualmente el médico se siente solo y necesita de seguridad, porque la gente tiende a buscar agredirlo, no solo desde lo verbal sino desde lo físico. Hay casos de médicos que se han retirado porque los han amenazado”, afirmó.

Moreno explicó que también influye el hecho de no contar con las mejores herramientas para realizar un diagnóstico y un tratamiento a los pacientes, así como la dificultad de hacer remisiones a otros centros asistenciales y la intensidad de la carga laboral.

El decano de la facultad de Medicina dijo, en cuanto a las condiciones salariales, que la modalidad de contratar por prestación de servicios desanima a muchos médicos a presentarse a estas convocatorias: “Al final, de esos 8 millones que le pagan, no tiene vacaciones, no tiene estabilidad, y terminan quedando como 5 millones o 5 y medio, y es disponibilidad de tiempo completo, porque es el único médico”.

El gerente de la ESE Departamental, Hernán Mojica, indicó que la falta de personal médico es un problema no solo del Meta, sino también de otros departamentos como Arauca, Casanare, Guaviare y Vichada, donde también hay zonas rurales lejanas en las que se necesitan, con urgencia, profesionales de medicina y enfermería.

Contenido Relacionado