Cruda realidad de la educación virtual en el Meta

Cruda realidad de la educación virtual en el Meta

La COVID-19 puso en evidencia la desigualdad y la falta de recursos que permitan el acceso a la educación virtual de todos los estudiantes. Se trata de un reto que viene asumiendo el gobierno y que ya evidencia un resultado negativo para las poblaciones más vulnerables.

Jhon Sanabria, secretario de Educación del Meta, indicó de manera inicial ante la Asamblea Departamental, que se modificó el calendario escolar de acuerdo a una instrucción del Ministerio de Educación Nacional.

 “El 15 de marzo se definió que no habrían clases presenciales, estamos en clases no presenciales, no en educación virtual”, señaló el funcionario. Sanabria manifestó que el Ministerio emite unas directrices, “y nosotros las aterrizamos al territorio. Las primeras dos semanas se logró caracterizar el 70% de los estudiantes, donde tan solo el 11% de los niños tienen acceso a Internet, el 19% a Internet parcial, es decir con acceso a algunas aplicaciones”, expresó.

El 13% de los estudiantes tienen computador, el 44% smartphone, el 1% tablet y el 42 % ninguna de las opciones anteriores. El panorama es desalentador, teniendo en cuenta que mientras algunos logran conectarse para avanzar con su educación, un gran número de ellos no lo puede hacer. A lo anterior se suman otros problemas, “la realidad es que el teléfono se lo lleva el papá o en el mismo hogar están los padres de familia haciendo teletrabajo, hermanos haciendo tareas y el último que puede acceder a esos elementos es el niño”, expuso el secretario.

Las estrategias de la educación virtual no son como lo imaginaba de manera inicial la comunidad educativa, además la falta de ingresos económicos ha hecho que muchas familias dejen de pagar los planes de Internet y de esa manera se queden sin acceso, aumentando el número de estudiantes que no podrán acceder a las clases. “Le hemos dicho a las instituciones que hagan una flexibilización de todo lo que tiene que ver con la normatividad allí, priorizando el plan de estudios, es decir las materias, hay instituciones por ejemplo que desaparecen el área de informática y lo que hace ese ‘profe’ es brindar un acompañamiento a los docentes y estudiantes en las otras áreas”, dijo el secretario.

Sanabria manifestó que las instituciones también deben efectuar una priorización del currículo, es decir los temas de cada materia, además dijo que les han pedido que modifiquen su Proyecto Educativo Institucional “y transitoriamente lo relacionado con los procesos de evaluación, ya que hay materias que son procedimentales como artes y educación física, otras cognitivas como español o matemáticas y unas actitudinales como ética, con sus respectivos tipos de evaluación”, señaló. De igual manera el secretario afirmó que cuando se empezó el 1% estaba en educación virtual, “hoy ya tenemos el 2%, es decir arrancamos con mil y ya van dos mil”, dijo.

 Adicionalmente, indicó que hay instituciones intentando hacer videoconferencias en el mismo horario de clases, cuando se les ha dicho que esa no es la manera. Entre las estrategias que se han buscado para poder dar solución a la problemática, se les autorizó a los colegios entregar los equipos de cómputo que tengan en su inventario, “obviamente con carácter devolutivo y a través de unos formatos”, contó Sanabria.

Finalmente, el secretario afirmó que se han buscado emisoras comunitarias y medios de comunicación, pensando en la manera de volver a lo que era la formación por radio y se está trabajando en el material. “Lastimosamente los espacios radiales y en televisión local tienen un costo, estamos en la gestión para que por lo menos en época de emergencia no se pague o los costos sean muy bajos”, expresó Jhon. La idea expuesta anteriormente permitiría volver a una metodología parecida a la que manejaba Radio Sutatenza con sus programas educativos, viéndola como una manera importante de llegar a los estudiantes. Cuando los profesores determinen quiénes aprobaron las materias, se podrá ver con mayor claridad el impacto de este cambio en los estudiantes e incluso si aumentó la deserción escolar pues en medio de la crisis, algunas familias terminan decidiendo que sus hijos deben abandonar el estudio.

Contenido Relacionado