¿DC-3, aviones obsoletos o irremplazables?

¿DC-3, aviones obsoletos o irremplazables?

Por: Yéssica Salgado

Aunque muchos piensan que los DC-3 deben salir de operación, hoy hay ocho aviones de este tipo en el aeropuerto Vanguardia de Villavicencio, que tienen cerca de 80 años. Su precio en el mercado oscila entre  $850 y $1.200 millones.

El pasado jueves 8 de julio un avión tipo Douglas DC-3, de matrícula HK-2820, de la Empresa Aliansa (Aerolíneas Andinas S.A.), que despegó en un vuelo de entrenamiento desde el Aeropuerto Vanguardia, con tres ocupantes: el capitán Jhon Sixto Acero Wilches, el capitán Juan Carlos Cortés Guarín y el técnico Carlos Eduardo Olaya Reyes, se estrelló en la vereda Santa Lucía, ubicada entre los municipio de Restrepo y El Calvario (Meta).

 El hecho generó tristeza y conmoción entre familiares, amigos y comunidad en general, pero sobre todo en el gremio de aviación del Meta, ya que dos de los tripulantes de esa aeronave eran experimentados pilotos, por lo que muchos se preguntan qué pudo pasar con este avión para que a los cinco minutos de despegar del aeropuerto Vanguardia hubiese perdido comunicación con la torre del aeródromo y minutos después se precipitó a tierra.

Aunque aún no se conocen las causas exactas de este siniestro aéreo, se presume que una falla mecánica ocasionó el accidente,  sin embargo, las investigaciones avanzan por parte de la Aeronáutica Civil, pero hay un factor que ahora mismo está encendiendo las alertas entre quienes utilizan estos aviones como medio de transporte. Y es que, en los últimos años, en el Meta y otras regiones de la Orinoquía se han registrado accidentes con esta clase de aviones, que tienen más de 80 años de antigüedad. 

Ante la preocupación que ha suscitado este hecho, Llano Siete Días se dio a la tarea de averiguar cuántos ejemplares de este modelo de avión permanecen en operación en el Aeropuerto Vanguardia de Villavicencio. Para eso, contactamos al capitán Juaquín Hernán Sanclemente, director de operaciones de la Escuela Centauros, ubicada en el aeropuerto Vanguadia,  quien entregó un balance detallado de la flota de aviones DC-3 que hay en el aeródromo de Villavicencio.  

De acuerdo con Sanclemente, en el momento en el Aeropuerto Vanguardia hay ceca de ocho aviones DC-3, que pertenecen a diferentes empresas que prestan sus servicios en el puerto aéreo, de los cuales algunos están en operación permanente y otros han dejado de operar (volar), pero que están en condiciones de volver a operar, como son los aviones de las empresas Air Colombia, que tiene tres aviones, Allas, que  tiene dos aviones y Aliansa, la empresa a la que pertenece el avión siniestrado, que tiene tres aeronaves de este tipo .

“En este momento, el estado del avión 1315 de Allas, es normal. Es decir, es  eronavegable.  Allas también tiene el 3215, que también poniéndole motores reparados puede salir a operar. Air Colombia tiene el 3292, que se le hace un servicio de mantenimiento por inactividad y vuelve a operar,  y el HK1175 también podría operar de igual manera,  posterior a recibir un mantenimiento por inactividad. Esta empresa también tiene el 3293, que podría, después de un servicio de mantenimiento grande que tiene  pendiente, salir de nuevo a volar. Aliansa, tiene también un par de aviones Pistón, que podría también sacar a operación posterior a trabajos de mantenimiento y el DC-3 Turbo. Ese es el parque de aeronaves en cuanto a DC-3 se refiere que podrían operar”, precisó el director  de operaciones de la Escuela Centauros.

Estos aviones DC-3, a los que hace referencia el capitán Sanclemente,  al parecer son del año año 47 y  la posguerra. Tienen aproximadamente entre 70 y 80 años. Sin embargo, y según lo señalado por el director  de operaciones de la Escuela Centauros,   estos aviones no tienen una vida útil determinada, porque por especificaciones del fabricante, estas aeronaves pueden ser reparadas en su totalidad en la parte estructural. Es decir, si alguna de las partes de estos aviones presenta alguna fatiga estructural, se reemplaza por una nueva, situación que no ocurre con otras aeronaves, ya que las especificaciones del fabricante en cuanto a mantenimiento no lo permiten.  “Por eso, los DC-3 han durado tanto tiempo en operación”, precisó el capitán Sanclemente.

Tras entregar un informe detallado de la flota de aviones que hay en el Aeropuerto Vanguardia, y de por qué aún se mantienen en operación estos aviones, el capitán Sanclemente explicó si le han hecho seguimiento a los siniestros registrados en el departamento y  cuáles son las dificultades que tienen las autoridades aeronáuticas para  dar con las causas reales que han ocasionado accidentes en modelos de este tipo en el departamento, ya que como él lo ha señalado, el tiempo no es un factor determinante para inferir que esta haya sido la causa exacta de algún siniestro registrado en la región hasta la fecha.

“Estas aeronaves tienen un factor limitante, y es que no cuentan con  ‘la caja negra’, que es un equipo que va a bordo de las aeronaves de cierto tamaño o de cierta capacidad de pasajeros, que por norma requieren este tipo de equipamiento, que permite grabar las voces o todas las comunicaciones que hay entre los tripulantes de cabina de mando, pasajeros y las comunicaciones con las torres de control . Adicional, está el Flight Tracker que graba todos los parámetros de los motores, de actitudes del avión en cuento al giros, velocidades, ajustes de potencia de plantas motrices e infinidad de datos de cabina que pueden ayudar a esclarecer y a dar un dictamen muy preciso de cuál pudo ser la causa del accidente,  pero  con los DC-3 la tarea es muy difícil y complicada, porque estas aeronaves no cuentan con una tecnología que peda dar indicios de posibles causas de los accidentes”, detalló el capitán Sanclemente.

Teniendo en cuenta esta situación, el directivo de la escuela de aviación Los Centauros, hizo énfasis en que  “no hay ninguna norma que permita hacerle modificaciones a estos aviones”,  ya que no corresponde a la autoridad aeronáutica incluir equipamientos en las aeronaves, puesto que esto está determinado por normas y reglamentaciones que son previas, dictadas por la Organizción de Aviación Civil Internacional (OACI), que es quien determina qué aeronaves son las que por norma deben tener estos equipamientos.

Peso permitido

Una aeronave DC-3 por certificado de aeronavegabilidad, puede despegar con un peso máximo de 11.430 kilogramos o 25.200 libras que es el equivalente. Esto es la aeronave completa (tripulación, carga y pasajeros). Estos aviones por estar en esta región del país, tienen una aprobación especial por parte de la Aerocivil para transportar pasajeros y carga, ya que no se podría operar con viabilidad comercial solamente carga o pasajeros, “porque nunca se lograría conseguir el cupo de pasajeros para ser rentable la operación o solo llevar carga. Por eso, históricamente en esta zona del país se ha efectuado transporte mixto de carga y pasajeros, para lo cual están diseñadas estas aeronaves y por el tipo de pistas que tenemos, es el único avión que cumple con las características requeridas para efectuar aterrizajes en muchos de los aeródromos que no están preparados”.

Para finalizar, el capitán Sanclemente dijo que hoy no se ha pensado en reemplazar esta máquina de vuelo, porque el único avión que podría remplazar un DC-3 es un Dc-3.

Contenido Relacionado