El invierno arrasa en el Meta

El invierno arrasa en el Meta

Son varios los municipios que se han visto afectados en las últimas horas y los últimos días por cuenta de las tempestuosas lluvias que no cesan y han causado el crecimiento de diferentes afluentes, amenazando la vida y la tranquilidad de cientos de familias en todo el departamento del Meta.

La Defensa Civil confirmó que en las últimas horas algunos de los municipios que más afectaciones han registrado son Guamal, El Dorado, Cubarral y El Castillo, donde los ríos Guamal y Ariari han aumentado su cauce, generando inundaciones desmesuradas y riesgo para los llaneros.

Llano7días habló con Giovany Peñón, alcalde del municipio de Guamal, quien confirmó la difícil situación que allí se vive, dado que el río se desbordó en varios sitios, afectando algunas veredas y algunos barrios del municipio, específicamente la zona céntrica. Según el mandatario, se tiene maquinaria con la que están tratando de cerrar el cauce, para evitar que siga desbordándose para el lado del barrio Las Villas, “pero también nos toca esperar a que baje el río para poder meter más maquinaria”, dijo, al confirmar que las lluvias no se detienen.

Al municipio está pendiente por llegar el gobierno departamental, según dijo Peñón, con una comisión encabezada por el secretario privado Fernando Rivera, con más maquinaria para apoyar estos trabajos.

Alrededor de 500 familias son las que se encuentran actualmente en riesgo en el municipio de Guamal, según lo confirmó el alcalde, quien también habló sobre los trabajos que se habían realizado ya sobre la margen del afluente y por qué se desbordó: “Los trabajos anteriores funcionaron porque de no haberse realizado se hubiese inundado todo el pueblo y hubiese sido una tragedia, pero todavía falta mucho, son alrededor de 17 km y hasta ahora se tienen cerca de 6 km cubiertos, queda mucho por trabajar”.

“Llenarnos de paciencia y de oración, para que la inclemencia del tiempo sea solidaria con nuestro municipio”, fue el mensaje que el alcalde pudo compartir con los habitantes de este importante municipio.

Por otro lado, Llano7días también habló con el alcalde del municipio de El Dorado, Luis Hugo Arcila, quien aseguró que la situación allí también es de gravedad, ya que son cerca de 250 familias las que se están viendo afectadas por el incremento en el cauce del río Ariari.

Las afectaciones en este municipio se han extendido por las veredas La Isla y El Diamante, donde no solo las familias se han visto damnificadas y en riesgo, sino que cerca de 350 hectáreas de cultivos de yuca, maíz y otros productos, han sido alcanzadas también por las aguas, haciendo que el daño sea mayor al tener ahora consecuencias en la economía de los campesinos y productores de esta zona del departamento del Meta.

En una situación de emergencia por las lluvias que lleva cerca de mes y medio en este municipio, según lo confirmó el mandatario, los habitantes ya están desesperados por la situación que viven actualmente y la zozobra constante a la que se ven sometidos. Aunque ha intentado mediar con ellos, reconociendo que el apoyo del gobierno departamental ha sido constante, el alcalde aseguró que estos están decididos a realizar una protesta en plena vía nacional en el reconocido sector del cruce de Cubarral.

“Con la naturaleza no pelea nadie”, dijo el alcalde al confirmar que los trabajos se han venido haciendo, pero con el incremento de las lluvias y el crecimiento de los ríos, se hace muy difícil poder controlar estas situaciones.

Por otro lado, Carlos Arias, habitante de El Dorado, confirmó para la Defensa Civil, que las actuaciones de los gobiernos y los entes de socorro no han sido suficientes; además dijo que las máquinas que han llevado son deficientes y que estos están “sacando pecho”, a costillas de la comunidad. Aseguró que la población necesita acciones contundentes para no seguir siendo víctimas y que se necesita mayor compromiso para con la comunidad.

Así como en Guamal y El Dorado, son varios los municipios que se han visto afectados por el invierno en el Meta. Los organismos de socorro y los entes gubernamentales han acudido al acompañamiento y a la protección de los llaneros, sin embargo, la inclemencia del clima no deja que el riesgo disminuya y mantiene el constante riesgo. Queda la tranquilidad de que en todos estos sitios ya se trabaja para tratar de mitigar los efectos.

Contenido Relacionado