Meta se prepara para el invierno

Meta se prepara para el invierno

Las autoridades departamentales y organismos de control y rescate pusieron en marcha los planes para prevenir y mitigar los riesgos en laderas y riberas de los ríos.

Durante los últimos meses del año se espera un aumento de las lluvias en el Meta, de acuerdo a lo señalado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), en su más reciente boletín. Ante este informe, Daniel Useche, director de Pronósticos del Ideam, indicó que los meses de octubre y noviembre, serán de lluvia precipitada.

Sin embargo, para el mes de diciembre habrá una disminución de aguaceros, los cuales serán de carácter esporádico. Es decir, durante los 31 días del mes de diciembre, se espera que llueva entre cinco y 19 días. “Se recomienda a la comunidad identificar las zonas de mayor peligro y deslizamiento de tierras, y revisar los planes de emergencia que se tengan en cada familia, pueblo o vecindario, así como los planes de evacuación inmediata para evitar todo riesgo posible”, solicitó el director.

Useche también recomendó tener especial atención sobre el piedemonte Llanero, específicamente hacia el occidente, ya que con la posibilidad de desarrollo de un Fenómeno de La Niña en el pacífico tropical y el enfriamiento de las aguas, habrá unas lluvias bastante fuertes que favorecerán el desarrollo de crecientes súbitas y deslizamientos de tierra en todo el país, lo que podría poner en riesgo a la población. Ante este panorama tan preocupante, es importan[1]te recordar que en julio de este año la Gobernación del Meta declaró calami[1]dad pública en el departamento en 18 municipios, de los 24 que resultaron afectados por las fuertes lluvias de los pasados meses y que dejaron a 7.509 familias afectadas en el departamento.

Además de las familias que resultaron afectadas durante el segundo trimestre del año con la tempo[1]rada invernal, 50 vías del departamento, 27 puentes vehiculares averiados y 9.625 hectáreas de pastos y cultivos, quedaron severamente afectados por el desbordamiento de algu[1]nos de los afluentes más importantes del departamento.

kLos municipios más afectados por las lluvias en el mes de julio fueron: Villavicencio, El Dorado, El Castillo, Puerto Lleras, San Juan de Arama, Cabuyaro, Granada, Lejanías y Guamal. Preparación Ante la compleja situación que vivió el departamento y su capital hace apenas dos meses, por cuenta de las lluvias, las oficinas de Gestión del Riesgo del municipio y el departamento se vienen preparando para enfrentar la temporada invernal que se avecina.

 Karol Sánchez, directora de la oficina de Gestión del Riesgo del Municipio, informó que desde esa dependencia han venido realizando jornadas de control y prevención en las fuentes hídricas de la ciudad, al igual que trabajos de canalización, centralización y construcción de barreras de protección, que garanticen la seguridad de los villavicenses.

“La oficina de Gestión del Riesgo del municipio también se encuentra realizando la contratación de maquinaria amarilla, ya que el municipio no contaba con estas máquinas, que son necesarias para realizar los trabajos de encausamiento en los diferentes afluentes hídricos de Villavicencio”, informó Sánchez.

 Con respecto a los puntos que se encuentran en estado crítico, por causa de las lluvias, la funcionaria dijo que entre abril y agosto se han venido realizando trabajos de mitigación en sectores como el río Guayuriba, La Aurora, Juan Bosco, El Guamo y Villa Campestre, entre otros.

Recomendaciones

Para evitar desbordamientos, la directora de la oficina de Gestión del Riesgo del municipio recomendó a la ciudadanía cuidar y hacer mantenimiento a los diferentes afluentes hídricos del municipio, para evitar que se aglomeren residuos que causen la acumulación de agua y posterior desbordamiento de los ríos y caños de la ciudad.

Para el caso de las familias que viven cerca o al borde de los ríos de la ciudad, y que se han visto afectadas con la temporada invernal, Karol Sánchez dijo que se están realizando visitas para verificar cuántos y cuáles son los afectados, para así poder entregarles las ayudas humanitarias que se requieran.

“La UNGRD ofrece, además, un proceso de asentamiento transitorio, el cual consiste en subsidios de arriendo que entrega el municipio a aquellas personas que quedaron en condiciones de inhabitabilidad, es decir, que perdieron todo, esto para que la familia pueda reor[1]ganizarse en una zona que garantice su tranquilidad y protección.

Este proceso de asentamiento transitorio tiene una duración de tres meses”, explicó. Por su parte, desde la oficina de Gestión del Riesgo del departamento informaron que se encuentran realizando trabajos en diferentes ríos del Meta para evitar que se desborden con la llegada de las lluvias.

Contenido Relacionado