Rectora de colegio de Acacías hizo radiografía de lo que ha sido y será el regreso a las aulas en Meta

Rectora de colegio de Acacías hizo radiografía de lo que ha sido y será el regreso a las aulas en Meta

Mediante la columna de opinión ‘volver a la escuela’, la docente Teresa Romero, rectora de la Institución Educativa Luis Carlos Galán Sarmiento, ubicada en el municipio de  Acacías, hizo una radiografía de  lo que ha sido el regreso a clases en el Meta y del reto que tienen ahora tanto docentes, Instituciones Educativas y padres de familia con sus hijos y estudiantes en el marco de la presencialidad.

Además de hablar del reto que traerá para la educación esta etapa, la directiva docente también hizo una reflexión de la importancia que tiene para los niños y los docentes compartir tiempo en las aulas de clase.

A continuación encontrará la columna de la directiva docente.

“Las escuelas no son el principal factor de transmisión en la comunidad” (UNESCO-UNICEF-2020)

Llegó la hora del retorno a la presencialidad escolar. Ha sido mucha la normatividad (resoluciones, directivas, circulares, recomendaciones), y toda una serie de comunicación escrita para convencernos a todos sobre la necesidad y conveniencia del retorno seguro a las aulas.

Los cuestionamientos han estado a la orden del día: fue una de las motivaciones del paro nacional de magisterio; los sindicatos han elevado reclamaciones hasta llegar a la acción de tutela interpuesta para reclamar el derecho a la salud de maestros y estudiantes y por supuesto a sus familias…esto aunado al “aprovechamiento político” de algunos senadores, diputados, concejales y demás personajes públicos, quienes hallaron el escenario ideal para mostrarse solidarios en este tiempo en que el panorama político vuelve a agitarse.

En fin…una serie de personas que con razón o sin ella, procuraron detener el inminente regreso.

 (No es mi deber aquí cuestionar la deuda histórica que efectivamente tiene el Estado con la educación pública. Esto da para otros muchos debates)

Lo cierto es que, por lo menos en el departamento, la tutela falló en contra de los intereses de los demandantes. Y el retorno, como ya se dijo, no tiene marcha atrás. Por supuesto que es una situación compleja y todos estamos pegados al techo por la incertidumbre.

 Cuando pensábamos que ya la vacuna nos protegería del contagio, apareció de un solo sopetón la variante Delta que aparentemente es más contagiosa y resistente a la vacuna…-como si el terror que hemos vivido en estos 17 meses fuera insuficiente-.

Por su parte la procuraduría, quien vigila el cumplimiento de las responsabilidades de las entidades públicas en favor de los ciudadanos, ya empezó a indagar sobre el estado de las IE, verificando los contratos y diferentes acciones que se han ejecutado en estos meses para su mantenimiento.

Es menester aclarar que durante todo este tiempo a los docentes, administrativos y directivos nos pagaron el salario sin ninguna novedad, con el objetivo de mantener vigente el servicio educativo, no solamente con las clases sino con el cuidado de la infraestructura y la marcha normal de todo lo administrativo en las diferentes sedes educativas.

Otro aspecto a tener en cuenta es la confianza de las familias en la IE y la capacidad de medir el riesgo al enviar a su hijo a la clase para que interactúe -así sea de lejos-, con los otros.

En todo caso, la suerte está echada…los municipios que más ventaja llevan en cuanto a vacunación, entre ellos Acacías, -recién abrieron la posibilidad de que los ciudadanos mayores de 18 años se puedan vacunar sin restricción – obviamente luchando contra todos los mitos urbanos y algunos argumentos discutibles que ponen en entredicho la validez de las vacunas, sea de la marca que sea… el caso es que los menores no han sido vacunados y cuesta a sus progenitores decidirse si le permiten regresar o no.

Por encima de todo, algunas familias ya tomaron la determinación de que sus hijos regresen al estudio presencial, porque constataron que la virtualidad no les ha dado el resultado esperado y porque confían en que el colegio ofrezca los protocolos de bioseguridad.

Esto es un ejercicio de corresponsabilidad, como se ha establecido desde el comienzo. Son los padres quienes dan cuenta si su hijo está en condiciones óptimas de salud para venir al colegio; previamente firmaron un acta de autorización, comprometiéndose a cumplir con lo ahí descrito: los horarios, el kit con elementos básicos de protección, la lonchera personal -porque no habrá servicio de tienda escolar por ahora-, la disposición para acoger y obedecer las normas de bioseguridad que exige el colegio, entre otras cosas que se convertirán en hábitos de protección.

Por su parte, la IE se compromete a atender a los estudiantes en buenas condiciones…con estrategias de enseñanza apropiadas para el retorno…Por supuesto que es un reto, sobre todo si pensamos que no solamente se debe atender a los que asisten en forma presencial, sino a quienes se quedan en casa porque -sus razones tendrán-, les cuesta dar ese paso.

En todo este tiempo hemos aprendido a ver las situaciones desde otra óptica…a tomar con calma y actitud reflexiva y propositiva cada uno de los cambios un poco acelerados que se suscitan a diario. Confiamos en que las cosas marchen de la mejor manera…Los colegios privados empezaron esta carrera hace ya bastante tiempo y hoy son un espejo para nosotros.

Estos meses hemos aunado esfuerzos con el Ministerio de Educación Nacional, quien ha girado algunos recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias, para terminar adecuaciones locativas de agua y ventilación; la Secretaría de Educación Departamental y la gobernación, quienes destinaron recursos para llevar a cada centro educativo elementos de bio seguridad como lavamanos portátiles, termómetros, geles, alcoholes, tapetes de desinfección, entre otros; estamos atentos para recibir un kit de apoyo para cada docente.

Por su parte la alcaldía (de Acacías) puso al servicio de las IE dos profesionales de apoyo para hacer una revisión general de las IE y darle forma al protocolo de bioseguridad.

De igual manera está haciendo ajustes pertinentes para que la red de internet…-ya de fibra óptica-, funcione en las IE, de manera que podamos atender también a quienes siguen desde casa… Será un detalle de fina coquetería cuando por fin entreguen los portátiles a los docentes para seguir adelantando las clases en forma virtual y presencial.

Por nuestra parte las IE hemos destinado recursos del Fondo de Servicios Educativos, de manera que cubramos las otras adecuaciones de infraestructura, marquemos los espacios, potenciemos la conectividad con red propia y respondamos ante cada eventualidad que se pueda presentar.

Como decía mi admirada suegra Paulina: “en el nombre de Dios y un que otro santo”… y por supuesto, respaldada por un maravilloso equipo de docentes, directivas y administrativos empezamos esta nueva etapa llena de muy buena energía y fuerza positiva para que todo fluya de la mejor manera por el bien de la educación pública.

Un abrazo desde la distancia a toda la comunidad educativa del departamento del Meta, quienes, con mayor o menor dificultad, han hecho todo lo posible para que ese regreso a la escuela sea seguro y feliz. Como se lee en la propaganda más reciente de la Secretaría de Educación Departamental: “#ElPlanEsRegresar nuestros estudiantes nos necesitan”…y por supuesto que nosotros también a ellos, quienes son la alegría de las instituciones educativas.

Contenido Relacionado