Sin la pesca deportiva cae la economía

Sin la pesca deportiva cae la economía

La decisión de la Corte Constitucional de prohibir la pesca deportiva traerá consecuencias en varios sectores productivo del Meta.

El pasado 2 de mayo, la Corte Constitucional prohibió la pesca deportiva en Colombia,  práctica que consiste en atraer, capturar y luego liberar a peces, al considerar que esta actividad es  una forma de maltrato animal.

La decisión del alto tribunal  quedaría en firme una vez pase un año de notificada la sentencia, es decir, a mediados de 2023.  Y,  aunque todavía faltan 365 días para que se haga efectiva esta sentencia, las asociaciones de pesca y las tiendas que comercializan productos y planes relacionados con la actividad en el Meta,   ya han dejado ver su preocupación por las consecuencias económicas que ha traído el fallo de la Corte Constitucional.

Enrique Paz, vendedor  de artículos para la pesca deportiva y comercial, aseguró que tras la  decisión del alto tribunal las ventas en su establecimiento, ubicado en el centro de Villavicencio,  han disminuido en un 40 por ciento.

“Esta disminución en las ventas se presenta porque hay un desconocimiento total de la  sentencia de la Corte Constitucional, ya que aunque se haya prohibido la pesca deportiva en el país, el fallo de la Corte no tiene efecto inmediato, por lo que hoy la pesca deportiva sigue permitida en el país, pero hay muchas personas que no lo tienen claro y esto claramente afectado el mercado”, indicó Enrique Paz.

El vendedor señaló, además, que en su local los artículos que más han dejado de rotar son  las cañas de pescar y los señuelos, elementos impajaritables para realizar la pesca deportiva.

“El precio de un señuelo oscila entre $6.000 y  $70.000. En el caso de las  cañas de pescar, el precio está entre $70.000 y 5 millones de pesos. Y si estos elementos no rotan, nos vamos a la quiebra”, aseguró Enrique Paz.

Ante esta situación, el comerciante indicó que ya han empezado  devolver mercancía que estaba en bodega y, a su vez, a contemplar la posibilidad de incursionar en otra actividad comercial, ya que el próximo año la pesca deportiva quedará totalmente prohibida en Colombia, lo que traerá pérdidas económicas mayores.

Así las cosas, Enrique Paz dijo que la Corte debería estudiar mejor esta sentencia, porque es un error, ya que hay muchas familias ribereñas del Meta que viven de esta práctica.

Por su parte, Heilen Guzmán, comerciante de productos de pesca, quien reside en el municipio de Puerto Gaitán concuerda con su colega en que las ventas han disminuido notablemente desde el anuncio hecho por la Corte.

“La situación está dura, ya no se venden igual los productos para la pesca deportiva. En este momento lo que me sostiene es la venta de elementos para la pesca artesanal”, dijo la comerciante, quien también pidió revisar la sentencia del alto tribunal.  

Por su parte, Juan Martínez,  quien residen en el municipio de Puerto Gaitán y pesca desde hace más de 20 años, dijo  que  el fallo de la Corte no ha traído un efecto inmediato en la economía de las comunidades ribereñas que viven en esta zona del departamento y dependen de los recursos que genera la actividad recreativa. Sin embargo, mencionó que a largo plazo los efectos de la nueva normatividad sí traerán muchas afectaciones a la economía de los ribereños, ya que: “Al año un centenar de turistas visitan esta zona del Meta con el fin de realizar esta práctica, lo que beneficia económicamente a muchas familias de la zona.  Al prohibir la pesca deportiva, se mermará los ingresos un gran número de familias de Puerto Gaitán. Y esta pesca es la que más ingresos les da a las comunidades que habitan alrededor de ríos en esta zona del departamento”.  

 Por su lado, Jhon Fredy Ospina,  operador y guía de pesca deportiva en el municipio de Puerto Gaitán, dijo que aunque el fallo de la Corte no ha tenido efecto inmediato, y hoy la pesca deportiva sigue permitida en el país, en Puerto Gaitán y otros municipios del Meta  sí habrá  consecuencias a la economía una vez la  sentencia de la Corte quede en firme desde 2023.  

“En el Meta unas 500 familias  derivan su sustento de actividades relacionadas a la pesca deportiva, pero con  este fallo  operadores, motoristas,  cocineras, ribereños y hoteles, que dependen de los recursos que genera la actividad recreativa, se verán afectados ”, aseguró Jhon Fredy Ospina. 

Así mismo, el guía de pesca deportiva dijo que el medio ambiente también sufriría, ya que: “Hemos trabajado en señalizar los caminos, mantener limpios los ríos y evitar la contaminación por donde van, hechos que tendrían su efecto contrario una vez todo quede prohibido, ya que la gente pasará a pescar con atarrayas o elementos hostiles que le generen sufrimiento al pescado”.

Ante este panorama, cabe señalar que el departamento del Meta se ha posicionado como uno de los fuertes para realizar pesca deportiva en Colombia, ya que según un estudio realizado por el Instituto Humboldt titulado “La pesca deportiva continental en Colombia: guía de las especies de agua dulce”, una de las cuencas con mayor número de especies de interés para la pesca deportiva está en  el Orinoco, donde se hallan  42 especies.

Aunque el Meta ha fortalecido esta práctica,  si no se encuentra una salida jurídica, la medida se aplicaría a partir de mayo de 2023.

Contenido Relacionado