Maira Mélendez
Periodista

Luego de esperar las licencias ambientales y estudios técnicos, ya se conoce posible fecha de inicio de los trabajos

El pasado 25 de abril se anunció la alianza entre el la Alcaldía de Villavicencio, el Ministerio de Vivienda y Ecopetrol, quienes destinarían los recursos para construir una nueva bocatoma que reduciría y casi que acabaría con el problema de suministro de agua en la capital del Meta.

La obra, que se anunció desde hace algunos meses, por fin tiene los recursos y todos los permisos ambientales y técnicos para iniciar. Sólo faltaba el visto bueno de la Corporación Regional de Cundinamarca, y ya la Alcaldía y la EAAV fueron notificados.

La construcción se ejecutará en Quebrada Blanca, en la vereda María la Alta y tiene una duración de 13 meses. Según Jonatan Malagón, Ministro de Vivienda, se espera que para finales del 2020 las obras ya hayan finalizado Al tiempo en que se esté ejecutando la construcción de la Bocatoma en María la Alta, también se estará trabajando en la repotenciación de la Planta de Tratamiento de Agua Potable La Esperanza, esta planta tendrá una capacidad de potabilización de 2mil litros por segundo.

Así las cosas, Villavicencio contará con una planta de tratamiento y una bocatoma alterna, con lo que esperan descongestionar los incesantes problemas de suministro de agua en la capital del departamento. “Se espera garantizar continuidad de más de 22 horas al día, cobertura y respuesta efectiva ante variabilidad climática”, indicó Malagón.

La asignación de los recursos está dividida entre las tres partes. La obra tendría un valor de 16.000 millones y sería una bocatoma alterna, es decir, una estructura hidráulica que se encarga de desviar parte del agua de un río para abastecer a la comunidad.

Esta tiene capacidad de almacenar mil litros por segundo El Ministerio de Vivienda aportará 10.000 millones de pesos, Ecopetrol 6.000 millones y el Municipio 159 millones, para que en pocos días se inicie la ejecución de este proyecto.

Lo último