Redacción 

Llano 7 días 

 

La preocupación aumenta en el mundo por la necesidad que las personas, en especial los niños, sienten por estar siempre navegando en la web, sea desde su celular, computador u otro dispositivo

Poco a poco se ha determinado un cambio en las dinámicas comportamentales de las personas, quienes han demostrado que el contacto físico para la socialización ya no es primordial, paulatinamente se ha ido perdiendo el interés por compartir el mismo espacio físico a la hora de comunicarse.

Adicionalmente a esto, desde la niñez se está perdiendo ese interés dado que ahora los juegos en línea han reemplazado esos espacios que representaban el primer compartir y la primera creación de grupos de amigos en los menores. Las calles ya no están atestadas de niños jugando ‘micro’, jugando ‘yermis’, jugando ‘ponchados’ y otras actividades más que marcaron la historia de diferentes generaciones.
Los casos más preocupantes se presentan en menores por cuenta de la dependencia que han provocado las plataformas de juegos online como Pokémon Go, League of Legends (Lol) y Fortnite, los cuales exigen una gran cantidad de tiempo y atención, afectando el desempeño social de los usuarios.

Estos menores son absorbidos por estas plataformas que por medio de gráficas atractivas, historias envolventes y todo tipo de artimañas para concentrar toda su atención, es por esto que se hace necesario un acompañamiento familiar y profesional a los menores que sean víctimas en la actualidad de estas realidades.

El psiquiatra Atahualpa Granda, jefe del servicio de estabilización de trastornos adictivos del Instituto Psiquiátrico J. Horowitz y presidente de la Sociedad Chilena de Salud Mental, dice que hoy, a pesar de que la mayor parte de las personas están casi constantemente pegadas a sus teléfonos, solo se identifica una conducta adictiva cuando hay consecuencias y complicaciones en la vida del paciente, como la pérdida del control sobre el juego. “La adicción conductual tiene los mismos síntomas que la adicción a la cocaína, por ejemplo. Desarrolla tolerancia en el paciente, luego viene el síndrome de abstinencia y la búsqueda compulsiva del celular o cualquier medio para conectarse a un juego o plataforma social”, dice Granda. Y explica que uno de cada cuatro nuevos adictos que llegan hoy a los centros de tratamiento de adicciones es por una conducta adictiva relacionada con internet.

En Colombia y en el Meta se han establecido numerosos espacios en línea para jugar y compartir, pero las adicciones no han sido reportadas en gran cantidad. Sin embargo, desde el Ministerio de Salud se han enviado algunas alertas por la posibilidad de que los colombianos puedan llegar a ser víctimas de esta adicción.