Redacción 

Llano 7 días 

 

Jaime Jiménez Garavito, Gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV), ratificó esta mañana que pese a los esfuerzos técnicos y humanos de la entidad para facilitar el suministro de agua a la ciudad, los altos índices de turbiedad en el líquido recibido del río Guatiquía, son causantes de las continuas fallas en la prestación del servicio a los usuarios.

“Ante la intensidad del invierno la situación ha sido compleja y hay que enfrentar muchas circunstancias porque la turbiedad es un fenómeno difícil para manejar, porque se trata del material de piedra, arena y lodo que lleva el río y todas son diferentes, teniendo en cuenta que algunas veces el río se vuelve rojo, otras veces, gris y otras negro y es cuando el afluente no solo lleva material vegetal y orgánico, sino que transporta demasiada arena, que es el elemento que genera procesos demasiado acelerados para el desgaste de las partes móviles internas de las motobombas”, subrayó.

La empresa comprende la preocupación de la ciudadanía, pero las dificultades son grandes y complejas en este momento, razón por la cual les presentamos disculpas, con la seguridad que el personal técnico y de operarios continúa haciendo esfuerzos permanentes, en el día y la noche, para solucionar el problema, agregó.

“Debemos informar que ya se reparó la tercera de las motobombas, hoy entró en servicio para recuperar 250 litros por segundo de agua, se completan 750 litros y a más tardar este fin de semana se pone en funcionamiento la cuarta, para obtener los 1.000 litros que aportan las subestaciones de Bavaria y Puente Abadía, más 200 litros de Fuentes Altas, se contará con el caudal de 1.200 litros y normalizar el suministro de agua a la ciudad”, concluyó el Gerente de la EAAV.