Omar Camargo
Periodista

Se fugaron de la correccional Agua Clara, en Villavicencio, al parecer pocas horas después de que un interno recibiera una paliza

La Policía Metropolitana de Villavicencio confirmó que seis menores se fugaron hace ocho días del Centro de atención especializada e internamiento preventivo ‘Aldea Agua Clara’. El coronel Diego Bohórquez dijo que por solicitud del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) se activó un operativo de búsqueda de los menores y que todavía ninguno de ellos ha sido reubicado para internarlo nuevamente.

 Lano7días consultó al Icbf sobre este caso pero obtuvo una lacónica respuesta: “el ICBF, por el artículo 47 de la Ley 1098, no da declaraciones sobre el tema para evitar revictimizar a los jóvenes”. La Ley 1098 de 2006 es más conocida como el Código de la Infancia y la Adolescencia, y en su artículo 47 se refiere a las responsabilidades especiales de los medios de comunicación frente a la situación de menores que ha cometido delitos.

 Habla de “adoptar políticas para la difusión de información sobre niños, niñas y adolescentes en las cuales se tenga presente el carácter prevalente de sus derechos” y exige “abstenerse de entrevistar, dar el nombre, divulgar datos que identifiquen o que puedan conducir a la identificación de niños, niñas y adolescentes que hayan sido víctimas, autores o testigos de hechos delictivos”.

Sobre Agua Clara también circuló, en las horas previas a la fuga, la versión según la cual uno de los menores internados allí había recibido una golpiza que obligó a su hospitalización, pero ninguna autoridad ha querido confirmarla o desmentirla. De hecho, el personero de Villavicencio, Marlon Cabrera, se encontró con el mismo silencio cuando indagó sobre el tema, por lo que ha tenido que apelar a solicitar información por las vías formales.

Entre tanto la Policía se encontró esta semana con un joven de 19 años en el barrio Malvinas de Villavicencio al que le figuraba entre sus antecedentes haberse fugado de Agua Clara donde había sido internado por homicidio. Como el delito lo cometió siendo menor de edad, no puede ser llevado a la cárcel ahora que ya es mayor.

 No es uno de los seis que se fugaron el sábado pasado. Este joven presentó una cédula de otra persona cuando fue requerido por los uniformados que optaron por verificar con el sistema biométrico (el de la huella digital) y confirmaron que estaba incurriendo en el delito de falsedad personal. En caso de que incurra en nuevos delitos ahora que ya es mayor de edad, sí iría a la cárcel

Lo último