María Isabel Barragán
Periodista

Concesión asegura que se estudian alternativas para no afectar a La Poyata.

La afectación del proyecto de los 17 kilómetros de doble calzada entre Villavicencio y Cumaral, a cargo de la Concesión Vial del Oriente,
tiene preocupada a la comunidad de la vereda La Poyata de Villavicencio, ubicada en el sector de la vía a Restrepo.

En efecto, de mantenerse los diseños actuales, los habitantes de ese sector no podrán salir de la vereda hacia Villavicencio girando a la izquierda como lo hacen en este momento. Para tomar la vía en ese sentido tendrían que hacerlo primero en el sentido contrario, pasar el peaje, devolverse en el retorno y pasar el peaje de nuevo.

Como era previsible,los habitantes de la vereda manifestaron su malestar, ya que consideran absurdo que se vean obligados a pagar dos veces el peaje, solamente para tomar la vía en el sentido hacia Villavicencio y además para un corto recorrido de menos de 10 kilómetros que no justifica este pago.

Sobre el tema, Llano7días consultó al gerente de Covioriente, Óscar Hernández, quien explicó que en efecto, la estación de
peaje está ubicada actualmente en el kilómetro 7 + 135 metros de esa vía, y a partir de ese punto se construirá la doble calzada.

“El punto donde desemboca la calle que da acceso a la vereda La Poyata va a quedar en la zona de doble calzada, lo cual imposibilitaría que las personas pueden girar a la izquierda para tomar la vía en el sentido hacia Villavicencio. Por el contrario, tendrían que ir hasta el peaje, pagar el de ida, hacer el retorno y pagar el de regreso”, reconoció el gerente de la
concesión.

Hernández aseguró que la firma es conciente de que es un problema social que exige solución. “Inicialmente se propuso a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y a la interventoría del proyecto correr el peaje para ubicarlo 350 metros más adelante, cambio que permitiría que el retorno quede unos metros más delante de la salida actual de La Poyata, de manera que los usuarios de ese sector podrían tomar el retorno y dirigirse a Villavicencio sin pagar el peaje”, dijo el gerente.

El directivo de Covioriente manifestó que esa propuesta no fue acogida por la ANI, y por eso se están contemplando otras alternativas para que los usuarios tengan otra salida y no se vean obligados al pago del peaje. “Una de las opciones es una ruta alterna alargaría el recorrido en 4 kilómetros”, agregó Hernández.

En cualquier caso, como se trata de vías de carácter municipal, es necesario realizar un proceso de concertación con la alcaldía de Villavicencio para definir cuál sería la salida más viable, explicó el gerente de Covioriente.

Lo último