Juan Fernando Alzate 
Periodista

Antes del 24 de diciembre estaría lista y habilitada la rampa que conectará a la alameda de la avenida 40 con el puente peatonal del Sena, con la que se busca reducir el riesgo de las personas que quieran acceder al parque lineal. Esa sería la segunda de las tres rampas en construcción que entrará en funcionamiento.

La primera rampa será entregada la próxima semana y es la que está en el costado del centro comercial Viva, que servirá tanto para las personas con movilidad reducida como a los ciclistas que quieran pasar de la alameda hacia cualquiera de los costados. La tercera rampa en ser entregada será la que está junto al Sena, que estaría lista antes de finalizar enero.

Cambio de dirección Estos anuncios fueron hechos de manera conjunta por Guillermo Zambrano, gerente del centro comercial Viva, y Wilmar Barbosa, alcalde de Villavicencio. No son las únicas novedades.

3.500 millones de pesos cuestan las obras que incluyen rampas de acceso al puente peatonal. 

 Esta semana fueron implementados los cambios de dirección en dos carriles de la calle Séptima, junto al centro comercial Viva, por la que se desplazan todos los días los habitantes de la Comuna Siete de Villavicencio. Ahora esa calle tiene dos carriles habilitados en cada sentido, mientras que antes tenía todos los carriles habilitados en dirección a la avenida 40.

Específicamente, los conductores de vehículos, motociclistas y biciusuarios (ciclistas) pueden ahora bajar por dos de los cuatro carriles de la calle Séptima hacia barrios como Villa Bolívar o incluso seguir derecho en dirección al Anillo Vial. Antes, para bajar tenían que tomar obligatoriamente la vía que colinda con Almaviva, que igual seguirá habilitada.

“Con la inauguración de esta obra van a quedar dos carriles bajando y dos carriles subiendo, mejora la movilidad del sector y el centro comercial se moviliza porque va a tener mayores salidas y mayores ingresos”, dijo Guillermo Zambrano, gerente del centro comercial Viva.

Una de las mayores novedades es que ahora las personas que salgan del centro comercial no pueden tomar un taxi que vaya subiendo, porque los dos carriles inmediatos están habilitados en el sentido contrario, de manera que deberán tomar el taxi en el sótano del centro comercial.

Otro cambio es la instalación de tres nuevos semáforos por la calle Séptima para regular mejor el flujo vehicular. Las obras tuvieron un costo de 3.500 millones de pesos, aportados por Viva.

Lo último

Trabajadores petroleros exigieron sus derechos

Trabajadores petroleros exigieron sus derechos

Ximena Guerrero Periodista V Según los manifestantes, su rechazo es a la intención de privatización de Ecopetrol, y además exigieron el respeto a los derechos de los aproximadamente 35.000 trabajadores tercerizados.En el Meta se efectuaron marchas y...