Alejandra Mayorga 
 

En época electoral, al parecer “todo se vale”, hasta el punto de ver candidatos interesados en temas que durante los anteriores años no los mencionaban. El debate realizado el pasado Martes denominado “Gran debate por la vida y la dignidad de las Mujeres” es el reflejo de la improvisación y el poco interés sobre esta problemática social.

Villavicencio, se encuentra entre los primeros lugares de violencias basadas en género, un asunto que no se debería tomar tan a la ligera o mencionarlo solo por salir del paso. En el desenlace de este debate pudimos apreciar la carencia de conceptos relacionados con el tema. Dos candidatas a la Alcaldía que respondían por responder, vacías y carentes de argumentos respondían una tras otras las preguntas realizadas, reafirmando, a su paso, la frase que tomó fuerza en gobiernos como el de Marcela Amaya de no por ser mujer reivindicará nuestros derechos.

Por otro lado, los candidatos, unos más técnicos que otros, con respuestas preparadas sin profundizar mucho, hablaban de como atacar este flagelo mostrando la forma pero sin ir muy a fondo, como siempre “pañitos de agua tibia» para este tema.

Este nuevo mandato a la Alcaldía de Villavicencio será determinante para avanzar o quedaremos estancadas en el camino para erradicar la violencia. Por eso, es vital analizar cómo cada candidato empieza a darle relevancia a esta situación y se compromete a construir una ciudad donde no nos maten por el hecho de ser mujeres.