Redacción
Llano 7 días

Los deslizamientos incesantes en el Km 58, las lluvias y el riesgo que corren quienes trabajan en la vía, no permitirán que los arreglos se hagan pronto.

La situación de la carretera que comunica a Villavicencio con la capital del país se ha salido de control, ahora está cerrada indefinidamente y los arreglos podrían demorar incluso algunos meses, dejando incomunicado al departamento del Meta por la vía principal.

5 meses de lluvias faltan, según el Ideam, lo que dificultará más los trabajos de reparación y recuperación de la carretera.

Sin embargo se habilitaron vías alternas, aunque aumentan el tiempo de viaje y los costos del mismo. Los gremios y la Gobernación hicieron una serie de solicitudes y propuestas al gobierno nacional, para mitigar un poco las afectaciones que este cierre está teniendo en toda la comunidad llanera.

El km 64+200 sigue presentando deslizamientos, pero estos no son de la magnitud del km 58.

Estas exigencias fueron dividiéndose por gremios o mesas; Mesa de competitividad, hacienda y marco legal, social y ambiental, Mesa de turismo, Mesa de transporte, Mesa agropecuaria, Mesa de comunicaciones y Mesa salud.

Por el riesgo que corren los habitantes de Guayabetal el director de la UNGRD, Eduardo José González dice que están listos planes de evacuación con rutas para reubicar a 2.700 personas de más de 360 familias que habitan en 7 barrios de Guayabetal porque están en grave peligro por deslizamientos y posible represamiento del río Negro.

Los beneficios de impuestos, reducciones y facilidades no parecen ser suficientes frente al daño que estos cerres le están causando al Meta.

Lo último