REDACCIÓN SIE7EDIAS
 

Billington Barón pisó una mina antipersonal mientras trabaja en el campo. Las esquirlas cayeron directo en sus ojos. Ahora camina en medio de la oscuridad

Opaca. Es la palabra que usa Billington para describir la historia que marcó para siempre su vida. Hace once años, mientras realizaba labores agrícolas en el municipio de Mesetas, pisó una mina antipersonal que terminó por arrebatarle uno de los sentidos más preciados. Las esquirlas de la bomba cayeron en sus dos ojos directamente. El estallido también alcanzó parte de su mano izquierda y por varios minutos estuvo tendido en el suelo, aturdido por la explosión.

Cuando logró estabilizarse corrió junto a sus familiares hacia un centro médico. Luego se trasladó a Bogotá con la esperanza de que los médicos lograran salvar sus ojos. Pero los esfuerzos fueron en vano. Aun así, Billington Barón Sánchez no se entregó a la desidia, ni se dejó derrotar por los obstáculos.

Con tropiezos pero con mucha decisión empezó a caminar sin ayuda de nadie. Al cabo de dos años ya estaba entrenando para ser corredor y al cumplir cinco años luego de su accidente ya lograba movilizarse de un municipio a otro. Billington es un campesino oriundo de Vista Hermosa; tiene 54 años y en el deporte encontró una herramienta con la cual hacerle frente a la batalla de la discapacidad.

Aunque su vida ahora está en tinieblas, él se levanta todos los días a las cinco de la mañana para recibir los primeros rayos de la luz solar. Se prepara con su ropa deportiva, realiza sus oraciones de agradecimiento y sale a trotar por más de una hora, recorriendo los cálidos paisajes rurales que encierra Vista Hermosa.

Vuelve a su casa, desayuna. Saluda a su esposa y comparte momentos de cariño con su hijo. Luego hace un poco de estiramiento y se va a realizar algunos trabajos de campo, como sembrar cultivos o limpiar el terreno. Hasta el momento Billington narra que la ceguera no la impedido realizar este tipo de actividades y gracias a esto ha podido continuar alimentando a su familia. “Dejo a personas muy aterradas porque no hacen lo que yo hago”, subrayó Barón.

Aun así, Billington también señala que la reparación económica entregada por la Gobernación para el apoyo a víctimas no es suficiente para el sustento de un hogar y aunque su familia no pasa hambre, muchas veces se han visto en dificultades para comer. “Cada cinco meses 280 mil pesos para sobrevivir de ahí, no le alcanza a uno”, agrega Barón mientras sus ojos se humedecen de la nostalgia.

Actualmente Billington está participando en el taller Promotor Psicosocial para ayudar a otros a encontrar una herramienta con la cual fortalecer sus vidas y superar sus traumas. El deportista ha alcanzado diversos logros a nivel nacional y por lo tanto es una pieza clave para incentivar a personas con discapacidad. “A nivel nacional gané el tercer puesto, cinco medallas en los 800 y 1.500 y en los relevos 4 x 1.000, ahí cogimos medalla de bronce a nivel nacional”, resaltó Barón.

Este domingo Billington también participó en la carrera Presta Tu Pierna 5k 2019, realizada por primera vez en Vista Hermosa. Allí fue el primer invidente en alcanzar la meta. Sin embargo, para Barón la carrera más importante es la de sacar a su hijo adelante y por eso seguirá corriendo para darle a su niño de dos años un mejor futuro. Ese sería quizás, el mejor de todos sus triunfos.