Fútbol ¿Sí o no?

Violencia e identidad

Se habla de jugar en Villavicencio partidos de la Liga del Fútbol Profesional Colombiano, en medio de las protestas por el Paro Nacional, y las voces a favor y en contra no se han hecho esperar. Para muchos no es momento de pensar en fútbol, aseguran que tampoco están las condiciones suficientes para que esto se desarrolle de buena manera; por otro lado, se habla de un solo juego y que no tendría por qué interferir con la situación de protestas.

Lo que sí es cierto es que, a pesar de la pandemia, ya se había abierto el espacio para desarrollar la liga, así mismo, lo que se asegura de la posibilidad de jugar el partido Cali vs. Tolima aquí en Villavicencio, es que no habrá público y se daría solo el préstamo de la cancha. Por ende, no tendría por qué interferir con las manifestaciones.

Si Villavicencio ha dado ejemplo de buen comportamiento durante las protestas, no creo que este sea un inconveniente para que en un escenario cerrado y aparte de los sitios de concentración, se pueda desarrollar un juego, con el ánimo de darle continuidad al deporte.

Esta podría tomarse como una nueva oportunidad para que Villavicencio continúe siendo ejemplo de buen comportamiento, ya que mientras se continúa apoyando la lucha que viene dándose desde el 28 de abril, también permitiría espacios para destrabar situaciones que, en aspectos deportivos, tienen detenido al país.

Sin hablar de los beneficios que podría traer para algunos (pocos) hoteles, esta situación no tendría que afectar la situación en Villavicencio, por lo que es muy probable que se termine aceptando, poniendo a prueba también la funcionalidad de
la gran inversión que se está haciendo en el estadio, para ver si realmente las condiciones del mismo soportan un juego de Fútbol Profesional Colombiano, y se puede aspirar a que cuando se termine la remodelación, se cumplan las promesas del gobierno departamental, frente a la expectativas que se tienen entorno al fútbol nacional e incluso, internacional.

Contenido Relacionado