¿Justicia por mano propia?

¿Justicia por mano propia?

Esta parece ser la consigna que quiso dejar el día de ayer el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, al asegurar que una de las formas para combatir a los delincuentes en la calle, es que quien vea un hecho delictivo puede actuar y utilizar su vehículo para atropellar al delincuente, asegurando que, además, la Gobernación le brindaría asesoría legal según se requiera.

Diferentes opiniones han levantado estas declaraciones de Zuluaga, iniciando por quienes consideran que sí se debe tomar las justicia por mano propia y consideran que esta es una buena estrategia para fortalecer la lucha en contra de la delincuencia. Sin embargo, de otro lado están quienes consideran como irresponsables estas palabras de parte del gobernador. 

Algunos de los riesgos que se corren con estas “sugerencias” de Zuluaga, incluyen la deslegitimación colectiva de las autoridades policiales y judiciales, quienes –se supone- deben cumplir con todos los procesos para enfrentar a la delincuencia. Esto podría causar que las personas ni siquiera intenten acudir a las autoridades, sino que ahorren tiempo y esfuerzo, atacando a los delincuentes, sabiendo que cuentan con el respaldo legal de la Gobernación del Meta. 

Adicionalmente, lo que más preocupa, es la mala interpretación a la que se ven expuestas estas palabras por parte de quienes podrían llegar a delinquir, a fomentar ataques injustificados, escudándose en “supuestas” situaciones de delincuencia; teniendo en cuenta que es clara la buena intención con la que Zuluaga dio estas declaraciones.

Ahora bien, falta ver qué tan de acuerdo y qué tanto respaldo le brindan a Zuluaga desde el gobierno nacional y desde las mismas autoridades, ya que estas últimas siempre se han caracterizado por deslegitimar el tomar la justicia por mano propia. 

Solo resta esperar que la situación no se vaya a salir de control.

Contenido Relacionado