REDACCIÓN SIE7EDIAS
 

Llano7días habló con expertos de las ventajas y desventajas del fracking en Colombia y la importancia del sector petrolero en el Meta

A raíz de la decisión que tomó el Consejo de Estado de mantener la medida cautelar sobre el fracking en todo el territorio nacional, se generó un debate público sobre si es conveniente o no para el país.

El líder de Subsuelo de la Gerencia de Hidrocarburos No Convencionales, Edwart Tovar explicó a Llano7días que, el fracking o fracturación hidráulica, es “una tecnología que combina dos aspectos tecnológicos de la industria del petróleo, la perforación de posos horizontales complementados con múltiples etapas de acumulación hidráulica”.

De manera más sencilla, consiste en aplicar grandes cantidades de agua, químicos y demás sustancias para fracturar rocas generadoras que hayan depositado buenas cantidades de materia orgánica durante más de 100 mil millones de años. Tovar detalló una de las ventajas que trajo esta

técnica a EE.UU fue “que ha logrado acceder a unos yacimientos que ante el país no estaban y ahora están casi a ser autosuficientes”. Pese a esto, los ambientalistas han fijado sus ojos en las posibles consecuencias que podría traer en el ambiente.

El jurista y miembro del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Rodrigo Uprinmy indicó en su publicación, “Preocupación por el Fracking”, las posibles consecuencias de esta técnica: la generación de sismos, las inundaciones y la disminución del agua. Por su parte, Carlos Santiago, integrante de Colombia Libre de Fracking dijo a Llano7días que está comprobado que esta actividad puede traer afectaciones en la salud pública, en la calidad del agua y la liberación de gas metano.

Por el contrario, Tovar aseguró que el fracking “es una tecnología absolutamente regulada en Colombia” y que a nivel mundial se han generado estándares de seguridad en su aplicación. “Los riesgos que se le asocian a esta tecnología, hoy en día hay manera de mitigarlos”, subrayó el experto.

Sin embargo, para el integrante de Colombia Libre de Fracking, estas medidas no funcionan en Colombia porque “las autoridades ambientales no tienen la capacidad institucional para hacer monitoreo, ni para sancionar los impactos ambientales”.

Otra ventaja, según Tovar es que “el país podría pasar de ser importador de gas a ser autosuficiente en este combustible”. Pero la importancia es que “se prevé que si no aumentamos las reservas, vamos a entrar en una situación deficitaria de este combustible”, expresó. Además, se garantizaría la seguridad energética en la región. “De ahí surgen una serie de beneficios que se traducen en regalías, impuestos que nos benefician a todos los Colombianos”, detalló.

Cabe aclarar que esta medida que tomó el Consejo de Estado, no es la solución definitiva frente a la fracturación hidráulica en Colombia. No obstante, “es una victoria para la ciudadanía”, afirmó Santiago.

Para el integrante de Colombia Libre de Fracking, el Concejo de Estado tomó esta decisión porque no habían argumentos suficientes para levantar la medida cautelar, la cual se había solicitado.

De otro lado, la extracción de petróleo es una de las más importantes actividades económicas en el departamento del Meta y por ello se ha especulado que la región podría tener fracking. No obstante, esto es falso ya que, la tierra no posee las condiciones geológicas que se necesitan para desarrollar la fracturación hidráulica, según indicó Tovar.

Antes de implementar la obra civil, se realiza una serie de estudios de impacto ambiental y se determina el terreno potencial para el yacimiento. En el Magdalena se pensaban hacer un plan piloto.