Redacción 
Llano 7 días 

Un experto analiza las posibles causas de la imagen negativa de la Gobernadora

Tras la publicación en el Noticiero CM& de una encuesta del Centro Nacional de Consultoría sobre percepción de imagen de los mandatarios regionales en la que la gobernadora del Meta, Marcela Amaya García, aparece con un 49 por ciento de imagen negativa, quisimos conocer las opiniones de representantes de diversos sectores sobre el tema.

Sin embargo, algunos representantes de estos sectores como las diputadas Eddy Baquero y Ximena Calderón se abstuvieron de emitir sus apreciaciones sobre el tema.

 Por su parte, Luis Fernando Espitia, docente e investigador de la Universidad Cooperativa de Colombia, Magister en Planeación Territorial y Dinámicas de Población, explicó que este resultado obedece a un efecto dominó de lo que ha venido sucediendo en los últimos años en el departamento, sumado a otras circunstancias, como la disminución de los recursos con que cuenta el departamento, lo que ha obligado a mermar la inversión, especialmente en infraestructura.

“A la falta de recursos, se suma la problemática de la vía a Bogotá, eso ha sido un caldo de cultivo que ha generado la percepción negativa frente a los resultados de la administración departamental”, aseguró el experto.

 El docente destacó que en algunas zonas del departamento como el Ariari, que en la administración anterior tuvo grandes inversiones, ahora los sectores económicos y líderes de opinión se quejan de que no se han visto inversiones como las del pasado.

 “La planta hortifrutícola, la sede de la Universidad de Los Llanos en Granada y otros proyectos que no han podido arrancar generan una mala percepción de la gestión por sus pocos resultados”, agregó el investigador. Con estos resultados lo que debe hacer el gobierno departamental es replantear la gestión que se ha venido haciendo, dice Espitia.

 “Los resultados invitan a revisar lo que se debe hacer en este último año, hacia qué sectores orientar la inversión para que haya un impacto real, se deben priorizar los recursos donde genere mayores impactos especialmente en temas de calidad de vida e identificar los temas donde no se ha podido avanzar”, recomienda el especialista.

Según el investigador, estos resultados también son consecuencia de la manera como se formularon los planes de desarrollo. “La percepción negativa puede denotar el hecho de que seguramente los planes de desarrollo no priorizaron y no tuvieron en cuenta factores como los descritos o se tuvieron en cuenta pero no se obtuvieron los resultados esperados”, concluye.

Lo último