Agosto: Mes de las cometas

Agosto: Mes de las cometas

Casi termina el tiempo en el que jóvenes, niños y adultos disfrutan de los vientos para realizar esta actividad que tradicionalmente ha unido a los colombianos.

Es la cometa, aquel artefacto volante que cada agosto se toma los cielos colombianos. En Colombia, la tradición data de más de cuarenta años, que da cuenta de personas que por años se han instalado en los separadores o los lugares cercanos a los puentes peatonales, cada mes de los vientos, y que viven de elaborar cometas.

 Desde la última semana de julio, los cometistas (como se hacen llamar) salen a las calles y se instalan y el 28 de agosto, cuando termina la temporada de cometas, levantan sus cosas. Para poder volar una cometa, lo primero que hay que hacer es tener la paciencia para esperar a que haya viento. Además, hay que tener en cuenta que para una cometa pequeña debe haber viento suave y para una cometa grande, viento fuerte.

Con respecto a los sitios de vuelo, se dice que se puede hacer en cualquier parte, conservando las siguientes reglas: Dentro de las ciudades en donde hay aeropuertos no se debe volar cometa a más de 100 metros de altura.

Lo mejor es que alguien sostenga la cometa a unos 50 o 100 metros de quien la vuela, con el fin de que cuando uno empiece a correr se eleve la cometa. En Colombia, el festival más antiguo del que se tiene conocimiento es el de Villa de Leiva, que este año, cumple 46 años.

Algunas precauciones:

*Elevar las cometas lejos de las redes eléctricas, aeropuertos y vías con mucho tránsito vehicular.

*No elevar desde terrazas o techos pues en estos lugares no hay movilidad suficiente y las cometas se caerán fácilmente, corriendo más riesgo por estar cerca de conductores eléctricos.

*Utilizar hilo de algodón para elevar las cometas, no se recomienda nylon o piolas que puedan tener componentes con conductividad eléctrica.

*No subir a techos, postes o torres a recuperar las cometas enredadas. *La cometa enredada, debe quedarse allí e inmediatamente llamar a la línea de emergencia. *Los niños deben estar acompañados de adultos responsables, quienes los puedan orientar sobre la mejor manera de elevar la cometa.

Contenido Relacionado