Sergio Guevara
Periodista

Parece increíble pensar en que ya pasaron cuatro décadas desde que este artefacto cambió la manera de escuchar música. Si es muy joven y no lo conoce, Llano7días se lo presenta.

 

Una de las actividades preferidas por las personas a la hora de realizar acciones adicionales, es escuchar música, el tiempo se ha encargado de cada vez facilitar más esta situación, sin embargo, hubo un elemento que definitivamente marcó tendencia y la historia hace ya 40 años.

Sin duda alguna el Walkman fue el que le dio paso a las nuevas tecnologías que hoy permiten llevar la música a cualquier lado y acceder a ella de la manera más sencilla y cómoda.

El Walkman

La versión de Sony fue un reproductor de audio portátil lanzado al mercado por la compañía japonesa Sony en 1979. El primer modelo fue el TPS-L2. De este modelo y sus posteriores revisiones Sony vendió millones de unidades, aunque cuando apareció, en 1979, pocos podían permitirse (comprarse) uno debido a su elevado precio. El walkman permitía obtener calidad de sonido, a través de auriculares estéreos, similar a la de un equipo casero, sin ser tan voluminoso. La amplia difusión del walkman también cambió radicalmente el negocio de los viejos tocadiscos y le dio el primer golpe al disco de vinilo, ya que el casete era más fácil de reproducir y más barato. El walkman es todo un símbolo de los años 1980. El 24 de octubre de 2010 Sony dejó de fabricarlo, después de 25 años en el mercado.

Originalmente, el Walkman de Sony utilizaba como soporte para almacenar la música, el casete compacto de Philips «Compact Cassette», que permitía almacenar hasta 60 minutos (30 minutos por cara) con una calidad aceptable; ya en 1975, Sony disponía de un equipo que usaba el casete como soporte: se trataba de una grabadora portátil alimentada por baterías que grababa y reproducía una sola pista (monofónica) con un micrófono integrado y un pequeño altavoz; el walkman simplemente era una modificación, no grabaría, pero reproduciría, hacia 1979, el sonido estereofónicamente, y no tendría altavoz integrado, pero sí un conector para auriculares; su carcasa también era metálica, pero más pequeña y ligera.
Posteriormente incorporó, hacia 1984, un sintonizador AM/FM Stereo análogo; aceptó cintas de dióxido de cromo con sistema de reducción de ruidos Dolby B y ecualizador de 5 bandas, en 1989; también autorreverse hacia 1993; de esta forma, progresivamente se hizo más sofisticado y completo.

Reemplazado

Este dispositivo, pese a haber marcado la historia, fue reemplazado progresivamente y en la actualidad se considera como una reliquia y su costo es increíblemente elevado.

El Discman fue el primero en aparecer para empezar a hacer a un lado al Walkman, donde se aprovechó la transición de importancia que se tuvo al pasar de usar cassettes, para abrirle paso a los CD’s o Compact Disc, los cuales también podían ser llevados a cualquier sitio, con la ayuda de este dispositivo.

Posteriormente y con la entrada del nuevo milenio, fueron apareciendo nuevos dispositivos como los reconocidos Mp3, los cuales no solo ofrecían la portabilidad y comodidad, sino que también brindaban una cantidad casi que ilimitada de música que se podía tener en un solo aparato. Además su tamaño facilitó muchísimo si distribución y masificación.

Luego, el Ipod fue una opción bastante atractiva para los gomosos de la tecnología, ya que sus diferentes versiones podían brindar el servicio de además de la música poder reproducir videos y todo en el mismo dispositivo.

Sin embargo, esto no paró allí y pronto llegaron los celulares con la opción integrada de poder reproducir música, produciendo el beneficio de tener la comunicación y el entretenimiento en el mismo aparato, generando la facilidad para los usuarios de las diferentes empresas de telecomunicaciones.

Esto seguía siendo un poco incómodo para los usuarios por el alambrado que tenía que realizarse con esos audífonos que siempre terminaban enredándose y causando problemas a la hora de querer usarlos. Para solucionar esto, la facilidad que brindan los nuevos audífonos inalámbricos ha sido toda una novedad, buscando siempre la comodidad de los oyentes.

Los cassettes regrabados, los discos compactos y demás unidades de música fueron ahora reemplazados por las aplicaciones y plataformas musicales que albergan en ellas miles y miles de canciones de todo tipo de género, requiriendo solamente que se haga un filtro según los gustos de los usuarios. Entre las más conocidas se encuentran Spotify, Deezer y Itunes.

La tecnología es cambiante y cada día va superándose a sí misma, así como la competencia de las diferentes empresas productoras de estos dispositivos y aplicaciones las obliga a innovar conforme avanza el tiempo. Los usuarios tienen la oportunidad de escoger según su necesidad.

 

Lo último