Vela por la seguridad de la comunidad

Vela por la seguridad de la comunidad

Por las diferentes calles de la capital del Meta es común ver a Daniel Alejandro, quien en medio de su labor como domiciliario está siempre presto a brindarles su ayuda a las personas que lo necesiten. Sin embargo, este no es el único trabajo de Sánchez, sino que también labora como vigilante comunitario en Villa Bolívar y Rosablanca.

Daniel considera que entre las cosas positivas que se puedan mencionar de lo que está ocurriendo actualmente debido a la pandemia, se puede decir que esta situación difícil ha logrado unir a la familia, pasando más tiempo en casa con sus seres queridos. “En el ámbito laboral me ha tocado un poco duro, porque como vigilante comunitario no tengo un sueldo fijo, solo la gente que puede me paga. Se me recortó ese sueldo y por eso me tocó meterme de domiciliario”, contó Sánchez.

Desde hace seis años labora como vigilante, y en medio de esa labor comenzó a hacer algunos domicilios a las personas de la zona. “Lo más duro es que en esta emergencia sanitaria está el temor de llegar a tener contacto con una persona que ni siquiera sepa que tiene el virus”, aseguró Daniel. Sánchez teme contagiarse y llegar a llevar el virus a su hogar, por lo que hace uso de todos los elementos de protección y carga siempre alcohol para desinfectar. “Vivo en casa de mi abuela, ella ahora está con mi mamá pasando la cuarentena. Procuro no ir a la casa donde están ellas, porque uno puede ser asintomático y está el peligro de contagiarlas”, comentó.

Daniel aseguró que algunas personas parecen no creer en el coronavirus o tienen la necesidad de salir a las calles a buscar su sustento, por lo que siempre son bastantes los ciudadanos que se ven fuera de casa.

Sin embargo, aseguró que es fundamental que usen el tapabocas y algunos no cumplen con ello. “Soy hincha de Millonarios y pertenezco a una barra del equipo con la que llevamos ayudas a algunos sectores de la ciudad. En medio de esa labor uno ve las necesidades de la gente”, comentó En medio de su trabajo como vigilante, Daniel ha sido víctima de retaliaciones por parte de delincuentes. “Una vez evité un robo a un apartamento y como a los ocho días llegó uno de los ladrones con otras personas en un taxi, arremetiendo contra mi integridad”, expuso este hombre que sigue cumpliendo con su labor durante la pandemia.

Contenido Relacionado