Jurado pidió cadena perpetua para autor de masacre en escuela secundaria de Florida

Jurado pidió cadena perpetua para autor de masacre en escuela secundaria de Florida

Agencia AFE

El tirador de Marjory Stoneman Douglas High School, Nikolas Cruz, en el juzgado del condado de Broward en Fort Lauderdale, Florida, el 11 de octubre de 2022.

Un jurado estadounidense se negó el jueves a pedir la pena de muerte para Nikolas Cruz, quien disparó y mató a 17 personas en su antigua escuela secundaria de Florida, y optó por la cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Después de deliberar todo el día el miércoles y brevemente el jueves, el jurado decidió que Cruz, de 24 años, debería recibir cadena perpetua por los asesinatos en febrero de 2018 de 14 estudiantes y tres miembros del personal en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida.

La solicitud de pena de muerte debía ser unánime y al menos uno o más de los 12 miembros del jurado encontraron que no estaba justificada debido a circunstancias atenuantes.

Durante la lectura del veredicto, Cruz, vestido con un suéter a rayas y anteojos grandes, miraba inexpresivo hacia la mesa de la defensa mientras varios familiares de las víctimas en el sector para el público sacudían la cabeza con incredulidad.

Cruz se declaró culpable en 2021 de los asesinatos ocurridos el Día de San Valentín hace cuatro años y los fiscales argumentaron durante un juicio de tres meses que la sentencia apropiada era la pena de muerte.

Muchas de esas personas lloraron al salir de la sala de audiencias y se abrazaron para darse consuelo.

«No podría estar más decepcionado por lo ocurrido hoy», dijo Fred Guttenberg, cuya hija Jaime, de 14 años, fue una de las estudiantes asesinadas en el ataque del Día de San Valentín hace cuatro años.

«Estoy aturdido. Estoy devastado», añadió. «Hay 17 víctimas que no han recibido justicia hoy. Este jurado ha fallado hoy a nuestras familias».

El pasado martes, la acusación y la defensa de Cruz intervinieron por última vez tras casi tres meses de audiencias agotadoras para los familiares de las víctimas.

El fiscal principal del caso, Michael Satz, pidió la pena de muerte para el acusado de 24 años, insistiendo en que el tiroteo había sido «una masacre sistemática» planeada con meses de antelación.

Durante su alegato, Satz volvió a describir con numerosos detalles el recorrido criminal de Cruz aquel día de San Valentín.

El asesino confeso, que tenía entonces 19 años, llegó en Uber al centro Marjory Stoneman Douglas, del que había sido expulsado un año antes por motivos disciplinarios.

En apenas nueve minutos, Cruz desató el caos con el fusil semiautomático que había llevado oculto en una mochila. Mató a 17 personas -14 alumnos y tres empleados- e hirió a otras 17.

La abogada de Cruz, Melisa McNeill, pidió al jurado que le perdonara la vida a su cliente tras acusar al fiscal de intentar «deshumanizarlo» para lograr una condena basada en la «venganza».

Su alegato se centró en la infancia traumática del acusado al que describió como «un joven frágil, con daños cerebrales y enfermo mental».

Un niño nacido con un trastorno del espectro alcohólico fetal, provocado por una madre alcohólica y drogadicta, que creció luego en un hogar violento donde su madre adoptiva, depresiva, también empezó a beber.

Una persona que no tuvo un tratamiento psicológico adecuado, añadió McNeill.

La matanza de Parkland conmocionó al país y reavivó el debate sobre el control de las armas, ya que Cruz pudo comprar legalmente el fusil con el que perpetró la masacre, pese a su historial psiquiátrico.

Contenido Relacionado